En México, 20% de empleados sufre acoso laboral: UNAM

El profesor de la Facultad de Psicología, Jesús Uribe Prado explicó que el 'mobbing' es más común en las mujeres y que al menos el 60 por ciento de los trabajadores han presenciado un caso de acoso.
Algunas prefieren presentar su renuncia para evitar que el acoso continúe en su lugar de trabajo.
El experto aseguró que estas actitudes van encaminadas a destruir al empleado o inducirlo a presentar su renuncia en términos de desesperación. (Gustavo Mendoza Lemus)

Ciudad de México

La Universidad Nacional Autónoma de México informó que entre 15 y el 20 por ciento de los trabajadores mexicanos han sido víctimas de acoso laboral, y al menos el 60 por ciento acepta haber presenciado un caso del también denominado mobbing, en algún momento de su vida.

El académico de la Facultad de Psicología, Jesús Uribe Prado, explicó que el acoso laboral consiste en una serie de comportamientos negativos por una o más personas hacia un empleado en particular, en el que median actos como aislar, levantar falsos, hablar con injurias o groserías, desprestigia, acosar sexualmente o cometer violencia verbal, simbólica o física.

"Es un tema que no sólo debe ser definido y diagnosticado por los psicólogos sociales, es preciso que los abogados y políticos intervengan porque esto, a final de cuentas, impacta en la salud de los trabajadores y de las empresas en términos de productividad", planteó.

TE RECOMENDAMOS: Hostigamiento y acoso laboral y sexual, aún en el silencio: STyPS

Explicó que aunque le ocurre a hombres y mujeres, el acoso sexual es más común en el sexo femenino, mientras que en los varones es más usual la violencia física.

El experto aseguró que estas actitudes van encaminadas a destruir al empleado o inducirlo a presentar su renuncia en términos de desesperación.

"Uno de los indicadores de que se vive acoso tiene que ver con la salud porque una víctima tiene dolores de cabeza, trastornos del sueño, problemas gastrointestinales, cardiovasculares, musculo-esqueléticos, depresión, trastornos de ansiedad y migrañas", alertó.

Recordó que según estudios hechos por la misma Facultad de Psicología, "es fácil que las personas se identifiquen como víctimas y muy difícil que se reconozcan como victimarios; por ello, muchas organizaciones mexicanas se niegan a abordar este tema e incluso lo niegan, cuando en realidad sí existe y se presenta en todos los niveles, tanto en instituciones gubernamentales como en empresas privadas".

Uribe Prado, refirió que hay teorías que aseguran que la personalidad juega un papel importante para conocer el perfil de un acosador laboral.

"Hay personas que por naturaleza son acosadoras y otras que son víctimas. El victimario por lo regular tiene baja autoestima y por eso siempre violenta como una forma de defensa o, por el contrario, es narcisista y se considera con el derecho de pasar por encima de cualquiera para lograr sus objetivos", abundó.

Asimismo, destacó que otra hipótesis plantea que "son los ambientes laborales los que generan este tipo de violencia, y aquí juegan un papel importante las características del sistema capitalista del siglo XXI".

Añadió que la tercera corriente señala que estas circunstancias se derivan de la paranoia "es decir, si alguien tiene este problema psiquiátrico puede ser victimario porque se siente atacado, cree que los demás pretenden quitarle su puesto y comienza a ejercer violencia".

El experto aseveró que para prevenir el acoso laboral, el Estado debe legislar al respecto, mientras que los sindicatos, los patrones y los trabajadores, deben tener un reglamento interno para sancionar a quienes cometan acoso.


JOS