• Regístrate
Estás leyendo: Un presidente arropado y “orgullosamente priista”
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 07:05 Hoy

Un presidente arropado y “orgullosamente priista”

El jefe del Ejecutivo rompe el protocolo de seguridad, escapa del Estado Mayor Presidencial, sube a las gradas a saludar y posa para decenas de "selfies".

Publicidad
Publicidad

Fernando Damián

Enrique Peña Nieto se definió ayer como "un presidente orgullosamente priista" y se dejó arropar por la cúpula y la militancia tricolor durante la instalación del sexto Consejo Político Nacional del partido.

A su arribo, el mandatario demoró más de 30 minutos en recorrer la explanada de la sede nacional del PRI hasta el templete principal, pues en el trayecto rompió el protocolo de seguridad, subió a las gradas a saludar y posar para las selfies, además de correr de un lado a otro, seguido por los angustiados elementos del Estado Mayor Presidencial.

El escenario estaba, desde luego, muy lejos de ser hostil para el titular del Ejecutivo.

Militares y policías federales se encargaron de resguardar la integridad del Presidente de la República y para ello instalaron seis filtros de seguridad, desde las calles alrededor del búnker priista, hasta los arcos detectores de metales y cacheos persona por persona.

Solamente los invitados a la zona "VIP" libraron las revisiones y tuvieron acceso exprés a las sillas ubicadas justo frente al templete principal.

Ahí destacó la presencia de gobernadores, dirigentes del partido y de sus sectores, líderes parlamentarios y otros connotados priistas integrantes del nuevo Consejo Político Nacional.

El Presidente de México arribó al cuartel central del PRI alrededor de las 11 de la mañana, pero cientos de priistas cubiertos con sus ya características chamarras y chalecos de color rojo inundaban desde seis horas antes las inmediaciones del lugar.

La representación del Estado de México ocupó una buena parte de los 9 mil lugares que, según los organizadores, se instalaron en la gradería.

Tambora, banda, porras y arengas se entremezclaban en la explanada priista, a la espera de Peña Nieto.

Antes de hacer presencia pública, el mexiquense sostuvo un encuentro en petit comité con algunos de los ex presidentes nacionales del partido y colaboradores cercanos.

Afuera, miradas atentas a las pantallas gigantes aguardaban alguna señal de Peña Nieto.

Fue finalmente Enrique Ochoa quien dio la bienvenida por los altavoces al Presidente de la República.

También con chamarra roja, apareció en una esquina de la explanada, sonriente, con los brazos en alto para saludar a sus desmañados correligionarios.

Desde las gradas alrededor de la explanada se alzaron las vivas a Peña Nieto y al Revolucionario Institucional, mientras un presidente visiblemente emocionado agradecía desde las vallas metálicas.

De pronto, el mandatario pidió a su escolta abrir el cerco para acercarse a los priistas de tropa, ante la sorpresa de los nuevos consejeros nacionales del tricolor.

Entonces comenzó la persecución por parte de los elementos del Estado Mayor Presidencial, pues el mexiquense subía lo mismo hasta la mitad de una grada que corría algunos metros para atender un llamado de la militancia.

Ya sin chamarra, Peña saludaba de mano, intercambiaba comentarios y se tomaba una y otra y otra fotografían con entusiasmados priistas.

Así por 5... 10... 30 minutos, y para entonces el mandatario se pasaba un pañuelo para secar el sudor de la frente.

La estruendosa delegación priista del Estado de México gritaba desde sus gradas "¡que-ven-ga, que-ven-ga, que-ven-ga!", pero su ex gobernador les respondía a lo lejos que al final del acto pasaría a despedirse de ellos.

Peña Nieto llegó por fin hasta el área asignada a los notables del Revolucionario Institucional y saludó a los de la primera fila.

Después, el discurso presidencial de más de media hora para reafirmar con palabras su priismo: "Soy un Presidente orgullosamente priista. Conozco a mi partido, lo he vivido de cerca. Conozco las entrañas del instituto político al que pertenezco con orgullo. Quiero decirles que no solo quiero a mi partido, lo amo entrañablemente, porque estoy convencido que es el mejor de México".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.