• Regístrate
Estás leyendo: Un amago de toma de tribuna que nunca llegó
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 00:12 Hoy

Un amago de toma de tribuna que nunca llegó

Legisladores panistas y de la izquierda se enfrascaron en un intercambio de acusaciones de traición a la patria.

Publicidad
Publicidad

El debate del primer dictamen de la ley secundaria en materia energética estuvo marcado por el amago de una toma de tribuna que nunca llegó y que se quedó en la colocación de una manta y grandes cartones con la imagen de Lázaro Cárdenas a lo largo de la tribuna.

Además, legisladores panistas y de la izquierda se enfrascaron en un intercambio de acusaciones de traición a la patria.

El auditorio Aurora Jiménez, de San Lázaro se acondicionó para que ahí sesionaran los legisladores en caso de ser necesario, pero las protestas de PRD —esas a las que Silvano Aureoles dijo que se le podría creatividad— no detuvieron en momento alguno el desarrollo de los trabajos en el salón de plenos,

Los perredistas, eso sí, exhibieron cartulinas con la imagen de Lázaro Cárdenas, colocaron otras en sus curules, unas más con la forma de tarjetas de crédito Monex e instalaron una manta a lo largo de la tribuna con la leyenda “Ni los veo ni lo oigo. Solo vendo”, acompañadas de los logotipos de las empresas petroleras, Chevron Exxon y Shell.

Como parte de su estrategia, los legisladores de PRD, PT y Movimiento Ciudadano presentaron al inicio de la sesión ocho mociones suspensivas, mismas que fueron rechazadas.

Los roces comenzaron cuando el vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía, señaló que la legislación energética “es un catálogo que permite el saqueo, la entrega de la renta petrolera a extranjeros, la opacidad, la corrupción y el daño al interés nacional. Es un acto de traición a la patria de Enrique Peña y de todos los legisladores que avalen este atropello al país”.

La vicepresidenta de la Mesa Directiva, Aleida Alavez, lo secundó al señalar que se trata de una legislación “entreguista y regresiva, que nos remite a las peores prácticas del partido en el poder, la traición y el engaño”, mientras que Manuel Huerta Ladrón de Guevara, del PT, exhibió en cada una de sus intervenciones, una cartulina con la leyenda “EPN Traidor a la patria”.

Al fijar el posicionamiento del PAN, el diputado Rubén Camarillo reviró señalando que la izquierda al criticar el contenido del dictamen solo buscaban beneficiarse electoralmente con sus protestas y “obtener esos votos tratando de engañar a los ciudadanos con el desgastado cuento que ya nadie les cree de la supuesta pérdida de la soberanía energética. Los verdaderos traidores a la patria están el lado de los conservadores de la izquierda que ven en esta reforma la oportunidad electorera de hacerse una bandera”.

“¡Mentiroso, mentiroso!”, le gritaron a coro en respuesta los legisladores de izquierda.

Sin embargo, el panista reviró: “Hemos escuchado cómo aquí en esta tribuna algunos han venido a tratar de desinformar y de mentir. Solamente encuentro dos razones para hacer este engaño: o es por ignorancia o por mala fe. Se ha dicho aquí que el petróleo se privatizará, falso. Se ha dicho aquí que Pemex y CFE se venderán, falso; que los extranjeros se llevarán nuestra renta petrolera, falso; que se van a expropiar las tierras de los campesinos, falso; que se va a perder la soberanía energética, falso”.

Dijo que “no hay sustento técnico y menos racional, es solo la postura de estar contra todo y a favor de nada. No hay propuestas, solo descalificaciones. Si esa es la postura que satisface a la izquierda, pues que se lo coman.

“Aunque les duela les decimos, con la frente en alto, los panistas le decimos sí a la reforma energética, y no a la oposición intransigente.”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.