Aprueban diputados en lo general sexto y último dictamen energético

Con 327 votos a favor y 125 en contra, los legisladores avalaron el dictamen que contiene una miscelánea de reformas a la ley Federal de Presupuesto y General de Deuda Pública.
Diputados priistas colocan banderas en sus curules durante la recta final del debate.
Diputados priistas colocan banderas en sus curules durante la recta final del debate. (Fernando Damián)

México

Con 327 votos a favor y 125 en contra, los legisladores avalaron el dictamen que contiene una miscelánea de reformas a la ley Federal de Presupuesto y General de Deuda Pública.

Con 327 a favor, 125 en contra y una abstención, la Cámara de Diputados aprobó esta madrugada en lo general el sexto y último dictamen de la legislación secundaria en materia energética con una miscelánea de reformas a las leyes Federal de Presupuesto y General de Deuda Pública.

Entre las reservas registradas para su discusión en lo particular destaca la suscrita por los coordinadores parlamentarios del PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza para asumir como deuda pública solamente las pensiones y jubilaciones de Pemex y la CFE, y no todo el pasivo laboral.

La propuesta de modificaciones establece como "requisito indispensable" para reconocer esos compromisos que la Auditoría Superior de la Federación revise la evolución del aumento de esos pasivos y, en caso de detectar actos ilegales, proceda al fincamiento de responsabilidades.

El valor de las jubilaciones y pensiones en el balance financiero de ambas empresas asciende a 1.1 billones de pesos en el caso de Pemex y a 500 mil millones en la CFE, y una parte de esos adeudos pasaría a formar parte del endeudamiento soberano.

Ello, a condición de que tanto Pemex como la CFE alcancen en un año con sus respectivos sindicatos los acuerdos necesarios para modificar sus contratos colectivos de trabajo para reducir el costo de los pasivos, además de poner en marcha un programa de austeridad en el gasto.

Mandata igualmente a un ajuste gradual en la edad de jubilación de los trabajadores activos y a inscribir al personal de nuevo ingreso en el Sistema de Ahorro para el Retiro con cuentas individualizadas, y ya no dentro del actual régimen de excepción.

El coordinador de los diputados federales del PAN, Luis Alberto Villarreal, defendió la propuesta de modificaciones al dictamen, así como la conversión de las pensiones y jubilaciones en deuda pública para liberar a Pemex y a la CFE de esa carga para competir en igualdad de condiciones con los nuevos participantes privados en el sector.

"Pero nosotros decimos que solamente se tiene que responder por las jubilaciones y las pensiones para garantizar el derecho de los trabajadores, pero también pedimos una auditoría a todos los pasivos para que haya transparencia y, en caso de corrupción de malos manejos o líderes sindicales, pueda sancionarse con todo el rigor de la ley", puntualizó.

Incluso el líder parlamentario del PRD, Silvano Aureoles, reconoció el perfeccionamiento de las disposiciones respecto a la conversión de los pasivos laborales en la redacción propuesta por sus contrapartes del PRI y del PAN.

"Queda estrictamente enmarcado en asunto pensionario, que estará sujeto al acuerdo de las condiciones laborales entre la empresa y los trabajadores; creo que mejora el texto y que se precise con mayor claridad en qué circunstancias es cuando el gobierno puede asumir una parte del pasivo, una vez que se cumplan ciertas condiciones que debe establecer la propia ley", dijo.