“Trump no es un demente; narcisista y mentiroso, sí”: Luis Ernesto Derbez

El hoy rector reconoce la posibilidad de ir a la guerra y advierte que unirse no es agarrar la bandera y lanzarse del Castillo de Chapultepec.
Luis Ernesto Derbez, ex canciller.
Luis Ernesto Derbez, ex canciller. (Ariana Pérez)

México

A la Presidencia para 2018 ha de llegar un líder “decidido, capaz y competente”. Al ex canciller y hoy rector de la Universidad de la Américas Puebla le queda claro que solo con esas habilidades se podrá hacer frente a la era de Trump. Es más, él mismo se apunta y destapa:

Ya está aquí Trump.

¡Ya llegó!

¿Y llega desenvainado?

Pues para todo el mundo, no únicamente para México.

¿Miedo?

Yo, no. Pero los mexicanos, muchos, sí.

¿Trump, un demente?

No. Un hombre que sabe cómo usar el tuit.

“Hasta a los locos se les amansa”, ha dicho Cárdenas.

Es muy complicado, porque este no es un loco.

¿Quién es?

Egoísta, narcisista, mentiroso y especulador: ese es Trump.

¿Hay que enfrentarlo?

Sin duda, pero con inteligencia.

¿Cómo?

Tratando de no caer en su juego, de no provocar al provocador.

¿Que suenen los clarines de guerra?

No, el punto es no meternos en guerra. Él puede estar, nosotros no.

¿Tensión mundial?

Sí, porque no se entiende a una persona como ésta a cargo del país más importante.

¿Hay salida?

Absolutamente si nos ponemos, los mexicanos, a trabajar.

¿Nos servirá gritar?

No.

¿Nos ayudará unirnos?

Sí.

¿Y qué es eso en este país?

Unirse es no agarrar la bandera nacional y lanzarse del Castillo de Chapultepec.

Seamos serios, ¿ha fracasado la diplomacia?

No. Lo que ha fracasado es la conducción de la diplomacia.

¿La diplomacia mexicana está a la altura del reto?

La mayor parte de la gente que conozco, sin duda.

Ahora, ¿los diplomáticos, como usted, sabrán reconducir las acciones de Peña?

Supongo que sí, pero tienen que hablar.

¿Se acabaron los tiempos de paz?

No, pero sí empezaron las posibilidades de guerra.

¿De qué tamaño es el daño de Donald Trump a México?

Puede ser un impacto fuerte, pero no que nos aniquile. Puede ser un impacto, además, que nos permita renacer.

¿Dónde está su mayor éxito?

El mayor éxito de Trump está en haber engañado al mexicano y haber ganado.

¿Con matar a Trump se acaba la rabia?

No totalmente, pero ayudaría mucho.

¿Con aguacates le ganaremos?

No.

¿Slim nos salvará?

¡No!

¿Tiempo de oportunidades?

Sí, muchas.

¿Para quiénes?

Para aquellos que pensamos que este país tiene que brincar de manufactura a economía de conocimiento.

¿Hay otra realidad más allá de la que percibe Trump?

Trump no percibe más que su realidad.

Pero ha dicho que ama a los mexicanos.

Seguramente, sobre todo a los que trabajan en sus empresas.

Por cierto, ¿en qué contribuimos a la discriminación que pesa sobre nosotros?

Trump trae un trauma por negocios que perdió en Baja California y Quintana Roo.

¿No somos violentos?

No. Los mexicanos en general somos pacíficos.

¿No somos corruptos?

No más que el resto de la gente.

¿No somos machistas?

Un poco más que el resto de la gente.

¿Somos nuestro gobierno?

Somos un país que todavía no alcanza a entender cuál debe ser el futuro común.

¿Somos nuestros políticos?

No. Pero lo más peligroso es que no son, verdaderamente, nuestros gobernantes.

¿Despertará el odio de México a los estadunidenses?

Hay un riesgo de que nos enojemos y regresemos a prácticas del siglo pasado contra los estadunidenses.

Por cierto, ¿qué entiende por dignidad?

Es hacer lo que quiero y debo hacer. Y ganarme el respeto de los demás.

¿Dignidad en un país donde los políticos son capaces de disfrazar el agua de quimioterapia?, preguntó Sheridan.

A mí todavía me falta entender esa parte. Yo todavía no emito juicio en eso.

¿Dignidad en un país que mata y desaparece a los migrantes centroamericanos?

La dignidad está ganada por los ciudadanos que trabajamos y nos hacemos respetar. Quienes no cumplen con eso, no son dignos de nuestra dignidad.

¿Dignidad, insisto, en un país que siembra pruebas para incriminar inocentes?

No son dignos de nuestra dignidad.

¿Dignidad en un país con gobernantes en fuga?

No son dignos de nuestra dignidad.

¿Peña, un gobierno omiso?

No. Un gobierno que no acaba de entender su posicionamiento.

¿Estamos vulnerables?

No como país.

Nuestra vulnerabilidad es del tamaño de nuestras omisiones, ha dicho Aguilar Camín.

Sí, sí. Pero más que eso es que no definimos un plan concreto de acción.

¿Aún piensa que se equivocó Peña en invitar a Trump?

Sí.

¿Ayudó Peña a ganar a Trump?

Sí.

¿Harán negocios los empresarios mexicanos en la frontera?

Sin duda.

¿Es verdad que hay información de grupos terroristas operando en la frontera?

Del otro lado, sí. Los estadunidenses tienen terroristas, porque los han dejado entrar. Nosotros, no.

¿El negocio son las armas?

De un grupo muy importante de estadunidenses, sí. Nosotros también. Somos de los países que mayor volumen de pistolas produce en el mundo.

Ya quieren legalizar el uso de armas, ¿no?

¡Ese es un error!

¿Hay mejores diplomáticos por asignación que de carrera?

Hay mejores diplomáticos de carrera y muy pocos por asignación.

¿Sigue enojado el Servicio Exterior Mexicano?

Sigue frustrado.

¿Es disciplinado?

Muy disciplinado.

¿Tan disciplinado como los priistas?

Tan disciplinado como el servicio diplomático.

¿Usted lo es?

Yo no soy del servicio diplomático. No soy disciplinado.

¿Es priista?

¡No, soy panista! Lo he sido toda mi vida y lo seguiré siendo.

¿Eso que lo escuche Margarita?

Que lo escuchen mis colegas del PAN.

¿Rafael Moreno Valle?

No. Hay alternativas, no nada más esas.

¿Mujer u hombre para la Presidencia de 2018?

Decidido, capaz y competente.

¿Y, usted, para el gobierno de Puebla?

No, ¿por qué no nacional?

A propósito, ¿aún piensa que PAN  y PRI deben aliarse para 2018?

Sin duda. Si el gobierno de México quiere ser eficiente necesita una persona como la que describí. Y es tiempo que lo hagamos.

¿Como usted?

¡Puede ser!

¿A Videgaray lo ve de presidente?

No.

¿Y a AMLO?

Sí.

¿El próximo presidente pasa por la venia de Trump?

No.

Ahora bien, ¿Videgaray ha fracasado?

No.

¿Mantiene la misma interlocución?

No necesariamente.

¿Tiene credibilidad?

Sí.

¿Hasta cuántas casas puede adquirir un canciller sin perder credibilidad?

¡Pues yo tenía dos!

¿Cuántos años de experiencia para lograr legitimidad?

Ninguno. Lo que necesita es un plan bien definido.

¿Sigue en la curva del aprendizaje?

Creo que aprendió rapidísimo.

¿Sabe, al menos, las reglas básicas del protocolo?

Sin duda.

¿Conocerá de la precedencia?

Sin duda.

¿“Lo que se usa no es excusa”?

Eso es complicado.

A propósito, ¿por qué entregar al "Chapo" a horas de la investidura de Trump?

¡Excelente, excelente combinación! Mensaje: si trabajamos juntos, resolvemos problemas y si no, mi querido Trump, vas a tener problemas.

¿México, entonces, sigue exportando criminales como dice Trump?

No.

¿El próximo extraditado es Javier Duarte?

¡Ojalá! De allá para acá. Yo digo que está allá.

¿La desaprobación del Presidente pone en riesgo al país?

No. Pone en riesgo el liderazgo del Presidente.

¿También piensa que Videgaray es quien gobierna este país?

No. Lo demostró recién.

¿Es un canciller que escucha?

No lo conozco, pero espero.

¿El Presidente estará pidiendo consejos?

Seguro que sí.

¿Será Salinas un buen consejero?

No creo… en esta época.

¿El yerno de Trump en realidad puede intervenir?

El yerno influye, el que manda es Trump.

¿Qué garantiza Gerónimo Gutiérrez?

Competencia, conocimiento y, sobre todo, relaciones con el Congreso de Estados Unidos.

¿Se acabará pagando el muro?

No.

¿Le cree a este gobierno?

Sí.

¿Como le creyó no aumentar la gasolina?

¡Eso yo nunca lo creí!

Ex canciller, tiene a Trump enfrente, ¿cómo lo trataría?

Le diría: “Donald, es tiempo que salgas a ser Pato Pascual”.