Hay 3 mil en 'grupo de choque' de la 22

La UTE, donde tiene influencia el Frente Popular Revolucionario, ha despojado de equipo a la prensa, vandalizado y confrontado a la policía.
Los integrantes de la Unión de Trabajadores de la Educación incendiaron juntas distritales y casillas.
Los integrantes de la Unión de Trabajadores de la Educación incendiaron juntas distritales y casillas. (Arturo Pérez/Cuartoscuro)

México y Oaxaca

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tiene un grupo de choque como una de sus corrientes: la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), donde tiene influencia el Frente Popular Revolucionario (FPR), y está compuesto por alrededor de 3 mil sujetos —entre profesores, comerciantes, campesinos, taxistas y colonos—, quienes entrenan y están preparados para la acción directa.

Han sido los integrantes de la UTE-FPR los encargados de decomisar equipos a reporteros, como sucedió, entre otros, con los enviados de MILENIO y El Financiero en Oaxaca, previo a la jornada electoral del 7 de junio pasado.

El mismo día de las elecciones y desde seis antes se dedicaron a incendiar juntas distritales, casillas, cajeros y vehículos. Derivado de ello, 25 de sus integrantes se encuentran en prisión.

Llevaron a que el Instituto Nacional Electoral pidiera el retiro de soldados que se encontraban resguardando las juntas distritales. Al frente de esta acción iba la profesora Carmen López Vázquez, La Jicayán —coordinadora del sector Ciudad de la 22— , vestida con su playera roja, como otros que siempre se identifican con ese color y esa prenda.

Han desactivado cámaras de vigilancia y enfrentado a la entonces Policía Federal Preventiva, como sucedió el 2 de noviembre y el 25 de diciembre de 2006, como parte de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

El 24 de septiembre pasado, la UTE-FPR, bajo el mando de su dirigente estatal, el profesor Macario Otalo Padilla, tomó las instalaciones del Congreso local.

Alrededor de 50 profesores, considerados el "núcleo duro" de la UTE-FPR, "han realizado viajes al exterior, entre otros países a Venezuela, de donde han traído diversas formas de lucha para golpear al Estado", afirmó el dirigente magisterial de Valles Centrales, Ramiro Cuevas.

No obstante, el líder de la Asociación de Padres de Familia Educación Alternativa para Oaxaca, Alberto Ayala Vega, dijo en entrevista con MILENIO que el grupo de choque pudiera tener hasta 8 mil integrantes.

En 2006, Ayala Vega encabezó la apertura de varios planteles de educación básica cerrados por la sección 22 durante el conflicto magisterial de mayo a junio de aquel año.

"Ligados a la guerrilla"

Ayala Vega señala: "La 22 está dominada por grupos de interés", y va más directo: "Sí, maestros de la sección 22 han estado ligados a la guerrilla del EPR".

Y da nombres. Entre ellos el del ex alcalde de San Agustín Loxicha y profesor de la sección 22 Agustín Luna Valencia y el del ex dirigente magisterial Erangelio Mendoza.

Los dirigentes más visibles de la UTE-FPR y que forman parte del "núcleo duro" son: Tomas Martínez Pinacho, quien actúa en Miahuatlán, municipio oaxaqueño donde surgió en 1996 el EPR. Se le vincula al grupo guerrillero.

También se mencionan los nombres de Macario Otalo Padilla, Francisco Martínez, Pedro García, Javier Aluz, Anabel Ruiz, Norma Cruz Vázquez, Othón Nazariega Segura, Florentino López Martínez, Pedro García García y Germán Mendoza Nube, este último, señalado de haber participado dentro del EPR en la colocación de bombas en los gasoductos en Querétaro y Guanajuato el 10 de julio de 2007. Es parte del FPR y profesor en Oaxaca afiliado a la 22.

Otro nombre es el de Rogelio Vargas Garfias, fundador de la UTE en 2008, entre muchos más.

Lo que viene

Las acciones de este grupo radical, entre otros temas, "serán redefinidas" del 3 al 5 de julio próximo en su III Convención Nacional Popular que celebrarán varias organizaciones sociales y políticas en las instalaciones de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa, Guerrero.

En el plantón que los maestros tienen en el Monumento a la Revolución en el DF, pero también en el que tienen, desde hace casi un año, en el zócalo de la capital de Oaxaca los profesores del FPR se jactan de tener "una amplia experiencia en plantar barricadas en avenidas y calles".

La UTE tiene influencia en la Unión Estatal de Jubilados y Pensionados de la sección 22.

Este otro grupo de choque, como se le califica, y que "en realidad son los profesores más conscientes de la lucha magisterial", como lo define un integrante de la UTE, participa en el denominado Partido Comunista de México Marxista-Leninista (PCM-ML).

La consigna de la UTE-FPR, según las publicaciones en la web de Educación Popular y Vanguardia Proletaria, es la de "mantener la lucha magisterial" de cara a su proyectada "huelga política general" que se promueve desde el magisterio, principalmente en Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, además de la sección 9 del DF.

"No tienen fuerza"

Pero no todos piensan como los profesores de la UTE-FPR. Es el caso del recién nombrado presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados de Oaxaca y profesor de la sección 22, Jesús López.

En entrevista con MILENIO, desestimó las acciones de ese grupo radical. "Es muy marginal su radicalismo, quieren demostrar que son muy fuertes pero no tienen fuerza; la asamblea los rechaza y no han podido colocarse en la dirigencia".

Dice que la dirigencia de la 22 "se ha pervertido. Hay crisis de credibilidad. Al interior siguen operando grupos priistas que en un tiempo fueron Vanguardia Revolucionaria. La dirección de la sección no es homogénea".

Es más, afirma "su dirigente, Rubén Núñez, no tiene el control de la 22 y ya podemos decir que hay desconfianza de la base con sus dirigentes. Hay muchos intereses que se mueven al interior de la 22. Su movimiento es por el manejo de las prebendas: a los dirigentes les ha ido bien".

Sobre la guerrilla de la que presuntamente formaría parte el FPR, como brazo civil del EPR, señaló: "La guerrilla existe en Oaxaca y en el país: son focos marginales y su proyecto no a funcionado".

Predijo que "la situación actual de la 22 es desastrosa. Van a perder su movimiento, la reforma educativa, va y la evaluación también".


“Nos tienen miedo”

En Oaxaca, la sección 22 de la CNTE aseguró que en el estado no se ha llevado la evaluación docente, porque se desplegaron acciones para sabotearla.

El vocero de la gremial, Mohamed Otaqui Toledo, afirmó que "si (las autoridades) la hicieron, la realizaron a oscuras y fuera de nuestro territorio, donde gozamos de presencia mayoritaria".

En conferencia, y luego de conocer el boletín de prensa de la SEP, en el que se informó que 88.5 por ciento de los aspirantes a una dirección, supervisión y asesoría técnico pedagógica fueron evaluados, Otaqui aseguró que los participantes fueron "agremiados de la sección 59 del SNTE y gente sin perfil que, mediante el pago de dádivas, aceptó realizar la evaluación en el Distrito federal".

Otaqui afirmó que el anuncio de la realización de los exámenes en la entidad fue de forma no oficial, ya que el acuerdo de la asamblea estatal es boicotear las evaluaciones y por ello "la SEP lo hizo de forma oculta, porque nos tiene miedo".

Sin embargo, dijo que solicitarán al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca la lista de los docentes que asistieron a la evaluación para detectar si acudió alguno de la sección 22 y sea la asamblea estatal, como máxima autoridad, la que defina la sanción.