Pide PAN aplazar tren México-Toluca por vecinos

El diputado panista Fernando Rodríguez Doval remarcó así la necesidad de transparentar el proyecto, reanudar las mesas de diálogo con los vecinos y atender las recomendaciones de la CDHDF.
Diputado Fernando Rodríguez Doval.
Diputado Fernando Rodríguez Doval. (Tomada de Twitter / @ferdoval)

Ciudad de México

La fracción del PAN en la Cámara de Diputados demandó a la Secretaría de Comunicaciones y al gobierno del Distrito Federal aplazar el comienzo de las obras del tren interurbano México-Toluca hasta que las autoridades alcancen un acuerdo de conformidad con los habitantes de 33 colonias y barrios en el trayecto Santa Fe-Metro Observatorio.

En representación de su bancada, el legislador panista Fernando Rodríguez Doval remarcó así la necesidad de transparentar el proyecto, reanudar las mesas de diálogo con los vecinos y atender las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

"Las recomendaciones plantean que, en primer lugar, se aplace la ejecución de la obra anunciada desde el 1 de diciembre de 2012, hasta que se cuente con el consenso de las personas que habitan las colonias y los pueblos a los que impacta, con base en criterios de afectación económica y social", detalló.

En entrevista, Rodríguez Doval acusó a los gobiernos federal y de la Ciudad de México de apostar por la opacidad y la violación de derechos, por lo que se sumó a las demandas de los habitantes de colonias y pueblos afectados por la construcción del tren interurbano México-Toluca.

"Ante este clima de opacidad y cerrazón, surgen dudas con respecto a los criterios que las autoridades involucradas utilizaron para diseñar la ruta que ha de seguir el tren interurbano y emergen cuestionamientos sobre si lo que se privilegia es el interés público o si el trazo será caprichoso", indicó.

El secretario de la Comisión del Distrito Federal de la Cámara de Diputados insistió en la necesidad de impedir que el gasto se ejecute en opacidad, con criterios políticos más que técnicos y sociales, pues ello abre la puerta a la corrupción y a la arbitrariedad, por lo que es urgente conocer el proyecto ejecutivo de la obra, así como los estudios de impacto urbano, ambiental, de movilidad y social.

El tren interurbano México-Toluca prevé un recorrido de 58 kilómetros en un tiempo estimado de 39 minutos y conectará el poniente del Distrito Federal con la capital del Estado de México, con un costo aproximado de 43 mil millones de pesos en beneficio de unas 270 mil personas por día.

"Se trata de una obra de gran calado licitada en tres secciones distintas y que por lo menos en la correspondiente al Distrito Federal, de Santa Fe al Metro Observatorio, se afecta a vecinos de 33 colonias, que al día de hoy no conocen ni el trazo definitivo y, por tanto, las posibles afectaciones a su patrimonio", señaló Rodríguez Doval.

Por ello, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortó en su sesión del pasado lunes a la Secretaría de Comunicaciones y al gobierno del Distrito Federal a atender e informar a los ciudadanos afectados por la construcción del proyecto.