CNDH plantea enfrentar trata con perspectiva de derechos

El ombudsman nacional, Luis Raúl González, destacó que este delito es una grave transgresión a la humanidad, ligado a la discriminación y desigualdad.
El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez.
El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Sin dejar de perseguir el delito, los Estados deben enfrentar la trata de personas prioritariamente desde el enfoque de derechos humanos, propuso el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

Como parte de la conmemoración del Día Mundial contra la Trata de Personas y en un evento realizado en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el ombudsman nacional destacó que este delito es una grave transgresión a la humanidad, ligado a la discriminación y desigualdad.

Tanto en México como en otro países, este fenómeno tiene un perfil claro de víctimas: mujeres, particularmente niñas y adolescentes, son las más susceptibles, recordó durante la inauguración del “Encuentro Regional Contra la Trata de Personas: Retos y avances”.

En ese sentido, insistió en la importancia de prevenir este delito desde sus orígenes. “Apostamos a la implementación de estrategias dirigidas a combatir la oferta y la demanda y a modificar patrones culturales abusivos y misóginos”.

Para ello, se realizan estrategias de intervención sociológica y educativa para la construcción de identidad de género, basada en valores de respeto.

Durante el encuentro organizado conjuntamente por la Comisión, la Secretaría de Gobernación y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, González Pérez puntualizó que la CNDH dará continuidad y apoyo a las acciones de sensibilización con la sociedad.

La idea es, paralelamente, fomentar la cultura de la información y la denuncia además de capacitar a servidores públicos, en especial en la detección e identificación de víctimas.

También se trabaja en estrategias para evitar su criminalización y la violación a derechos humanos de las instituciones de persecución del delito.

“Es indispensable que se piense en las víctimas como personas que vivieron complejos procesos psicológicos de control por sus tratantes y en muchas ocasiones no podrán regresar a sus comunidades”, advirtió.

Por ello, más allá de los servicios de asistencia médica, psicológica y jurídica, requieren herramientas para retomar sus vidas y lograr ser autosuficientes.

Esto no se va a lograr si tienen que ser ellas las que se ajusten a las limitaciones institucionales, que les impiden acceder a los servicios que les permitan continuar con su vida, puntualizó.