• Regístrate
Estás leyendo: Transiciones municipales, con bandera blanca en el AMG
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 02:25 Hoy

Transiciones municipales, con bandera blanca en el AMG

La mayoría se llevan a cabo sin roces; en algunos casos los alcaldes electos ya forman parte de la toma de decisiones de los salientes.
Publicidad
Publicidad

Los procesos de transición que se llevan a cabo en los municipios metropolitanos y que culminarán con la entrada de nuevos gobernantes el próximo primero de octubre, se desarrollan con bandera blanca y contrario a otros años hoy vemos alcaldes electos qué pueden tomar decisiones antes de comenzar su gestión, además de que por primera vez existen aquellos que repetirán en su cargo tras ganar la primera reelección que se desarrolla desde la época de Francisco I. Madero.

La renovación de los ayuntamientos en Jalisco se hará efectiva el próximo primero de octubre, no obstante, en algunos casos los alcaldes electos ya participan en la toma de decisiones durante el cierre de las administraciones actuales, algo que no obedece a una obligatoriedad de ley, sino a mera cortesía por parte de quienes encabezan actualmente los gobiernos municipales.

En Tlajomulco y Guadalajara, el proceso de transición no solo se ha llevado a cabo en las oficinas de las dependencias, además, los alcaldes en funciones y los electos, han participado en eventos públicos, de tal manera que envían una señal de entendimiento y colaboración.

“La verdad es que desde mucho tiempo de anticipación perfilamos lo que va a ser este proceso de transición, se me ha permitido por parte del presidente Enrique Ibarra conocer y ya empezar a formar parte de algunas decisiones como la Ley de Ingresos o determinaciones para arranque de obras de recursos ya programados”, señaló el alcalde electo de Guadalajara, Ismael del Toro Castro.

El proceso de transición, de acuerdo a la ley, es el procedimiento administrativo de interés público, de cumplimiento obligatorio y formal mediante el cual un servidor público que concluye su función, hace entrega del despacho a su cargo al servidor público que lo sustituye en sus funciones, algo que conlleva un trabajo de escritorio entre funcionarios designados por ambos gobernantes, el saliente y el entrante.

En este proceso, los municipios también han acordado que funcionarios de algunas áreas preparen a los próximos servidores públicos que les sustituirán en sus labores, es decir algunas direcciones o coordinaciones gubernamentales ya registran la presencia, sin que esto represente su intervención, de los próximos titulares, algo que además les permite conocer al personal que tendrán a cargo.

El 3 de septiembre, Ibarra y Del Toro anunciaron la mesa de transición (Especial).

“En la formalidad de los 30 días antes del arranque de la administración instalamos la mesa de transición con representantes de ambos gobiernos, el entrante y el saliente, y a partir de eso se hace un cierre de área por área”, señaló del Toro Castro.

La comunicación y entendimiento que han mostrado los equipos de los gobiernos salientes y entrantes, se podrá traducir en un beneficio para los municipios, debido a que se disminuyen las probabilidades de algún vacío de gobierno en el cambio de estafeta, pues los alcaldes que entran en funciones, así como su equipo de trabajo, ya traerán un ritmo de trabajo que podrán desarrollar en este proceso de transición, “lo que marca la ley es revisar estados financieros, procesos que se desarrollan en cada una de las áreas, pero por ejemplo, la verdad es que aprovechar esta lógica que comentaba de poder trabajar dos administraciones nos permite saber qué días podremos arrancar o entregar obras o llevar proyectos ejecutivos para gestionar recursos de segundas etapas, de proyectos de continuidad a obras realizadas por esta administración”.

Los alcaldes que iniciarán gestión el próximo mes, no deberán esperar a tomar posesión del cargo para comenzar a construir la agenda, sino que debido a este ritmo de trabajo, deberán ya tener una agenda definida al menos para el arranque de la administración, “me permitirá que los primeros meses ya tengamos claridad para implementar algunas políticas y comenzar a dar resultados”, explicó el alcalde electo de Guadalajara.

Este mismo entendimiento entre gobiernos entrantes y salientes, podría levantar algunas dudas con respecto a la posibilidad de que aquellos que llegan a la administración pública, logren acuerdos con los que salen, incluso, al tratarse de equipos pertenecientes a un mismo grupo político, estos puedan ser omisos en caso de encontrar irregularidades, pues en el proceso de transición no están involucrados grupos de oposición que puedan hacer un contrapeso y revisar algunos detalles que pudieran considerar de relevancia.

Al respecto, Ismael del Toro aseguró que no meterá las manos por sus antecesores, aunque dijo que confía plenamente en su desempeño, “quien lleva ya algún proceso es el órgano interno de control, la contraloría municipal, en ese sentido nosotros vamos a tener un contralor que viene de la sociedad civil, que será electo por sus propios méritos” y no por algún acuerdo político o pago de favores, por lo que el alcalde electo de Guadalajara, asegura que no encubriría alguna irregularidad que pudiera ser detectada en este proceso, “estoy seguro que se hicieron las cosas bien pero no voy a solapar a nadie”.

Gobiernos reelectos, entre los pros y contras

En el periodo 2018 – 2021, por primera vez habrá municipios en los que habrá una continuidad total en el ejercicio de gobierno al ser el mismo titular y que se mantenga al frente ya con ello, un alto porcentaje del equipo de trabajo que le acompañó durante el primer proceso.

En el Área Metropolitana de Guadalajara, los municipios cuyos votantes optaron por renovar al gobierno en turno son Zapopan con Pablo Lemus Navarro, Tlaquepaque donde repetirá María Elena Limón como alcaldesa; mismo caso será el de Zapotlanejo donde repite como presidente municipal Héctor Álvarez Contreras, así como Ixtlahuacán de los Membrillos con Eduardo Cervantes Aguilar, como titular de la administración.

Esta situación, de acuerdo al académico Alfonso García Sevilla, experto en temas políticos, puede conllevar a algunas ventajas y beneficios para los municipios, sin embargo, existen algunos riesgos que pueden jugar en contra de los intereses públicos de las demarcaciones.

Los munícipes salientes y entrantes participan juntos en actos públicos (Especial).


Entre las ventajas de gobiernos reelectos, García Sevilla destaca la continuidad de los proyectos y la no reinvención de una ruta de gobierno, además de que al prolongarse el tiempo en que algunos funcionarios están en su cargo, la probabilidad de que se profesionalicen es más alta, al igual que el compromiso con su puesto, pues no tienen distracciones, mientras que habrá programas que tengan mayor probabilidad de consolidarse durante el segundo periodo de los gobernantes.

Por otra parte, en este proceso en que se renuevan administraciones y existen los casos de gobiernos que fueron reelectos, hay riesgo de un inadecuado proceso si es que no se establecen mecanismos para garantizar la eficiencia de las dependencias de gobierno y en caso de no tener un desempeño serio y responsable por parte de la contraloría, se puede propiciar corrupción a largo plazo, explicó el académico.

Fracciones minoritarias, ignoradas en el proceso

Desde el mes de julio hasta la fecha, la comunicación entre el alcalde electo, Ismael del Toro y el regidor electo por el Partido Revolucionario Institucional se ha limitado a dos ocasiones, una en persona y otra por teléfono, fuera de ello, la participación en el proceso de transición ha sino nula.

“Entiendo que la entrega recepción en materia ejecutiva se dé entre el gobierno saliente y el entrante, quien entra debe vigilar que lo que le entregan corresponde a todo el patrimonio municipal porque de inmediato al tomar el cargo se hace responsable”, señaló Eduardo Almaguer, que dijo respetar el proceso conforme la la ley indica.

No obstante, consideró que se podrían realizar algunas acciones que mejorarían el desempeño de todos los involucrados en el órgano de gobierno, “a los regidores nos correspondería lo que sería la entrega recepción del trabajo de cabildo, las iniciativas pendientes de dictaminar, sería algo muy positivo que en estos tiempos de apertura y de exigencia ciudadana de democracia y transparencia, los regidores fuéramos invitados como observadores en esa entrega recepción, pero realmente no hay una ley que lo obligue”.

Al no tener una participación en este sentido, la construcción de la agenda de los ediles, al menos de oposición, se hace en base a la observancia externa, “muchas cosas las tenemos claras por el trabajo de campaña”, mencionó Almaguer Ramírez, que aseguró que una vez que comience la administración y la fracción priista asuma el cargo, comenzarán a revisar algunos temas trascendentales para el desarrollo de su labor como regidores, “en su momento solicitaremos el informe de la entrega recepción para poder ver cómo están las finanzas, qué avance tiene los programas y qué pendientes están dejando y qué responsabilidades nuevas estaría asumiendo esta administración con respecto a la que termina”.

Señaló que considera un avance y una buena señal la posibilidad de que el contralor de Guadalajara sea electo por medio de un consejo ciudadano como lo planea hacer Ismael del Toro, pero no pierde de vista que este, seguirá respondiendo al alcalde.


SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.