Dominan informales en tres estados del sur

Oaxaca y Chiapas tienen 80% de la población económicamente activa en ese sector, mientras que en Guerrero hay 79%; en contraste, Nuevo León solo registra 37 por ciento.
Mercado Argüelles en Ciudad Victoria
(Especial)

México

Oaxaca, Chiapas y Guerrero, estados del sur del país, tienen el mayor porcentaje de población económicamente activa que se dedica a la informalidad: 80 por ciento los dos primeros y 79 por ciento el tercero, de acuerdo con un estudio elaborado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Según el reporte estatal sobre salarios mínimos, tanto en la economía formal como en la informal, incluido en el estudio Hacia una política integral para elevar el ingreso de las familias, les siguen Michoacán, Puebla y Tlaxcala, con 73%; Hidalgo, con 72%, y Veracruz, con 69%.

En contraste, Nuevo León tiene alta formalidad entre su población económicamente activa, donde 63 por ciento pertenece a este sector y 66 por ciento obtiene de dos a cinco salarios mínimos al día.

En lo más alto de la medición de trabajadores formales también están Coahuila y Chihuahua, con 63 por ciento; Baja California, con 61 por ciento, y Baja California Sur, con 58 por ciento.

El análisis toma como referencia cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y detalla que en las entidades donde tiene amplio control la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) como las perredistas Oaxaca y Guerrero, la priista Michoacán y la verdeecologista Chiapas existe mayor informalidad y bajas percepciones económicas.

En el caso de Oaxaca, 80 por ciento de su población económicamente activa está en el sector informal. Aproximadamente siete de cada 10 obtienen ingresos equivalentes a dos salarios mínimos. Es considerado pobre 61.9 por ciento de sus gobernados y 23.3 por ciento en situación extrema.

Caso similar presenta Chiapas, donde 80 por ciento de su población percibe ingresos de la informalidad y uno de cada dos solo recibe un salario mínimo.

En la entidad, 74.7 por ciento de su población está considerada en el rango de pobreza y de éstos 32.2 por ciento vive en el nivel extremo.

Dentro del ranking, Guerrero presenta 79 por ciento de los trabajadores en el sector informal y 66 por ciento capta hasta dos salarios mínimos diariamente.

Aquí los índices de pobreza son más graves, toda vez que tres de cada 10 guerrerenses son pobres, y agrega que 31.7 por ciento es considerado en extrema pobreza.

En Michoacán, donde la educación es controlada por la disidencia magisterial, 73 por ciento de los trabajadores se dedican a la informalidad y 62 por ciento apenas obtiene dos salarios mínimos.

La situación de pobreza también es sobresaliente: 54.4 por ciento la padece y 14.4 por ciento está en el rango de extrema.

En la Ciudad de México, uno de cada dos trabajadores obtiene sus ingresos en la informalidad.

De éstos, 57 por ciento gana de uno a dos salarios mínimos, añade el documento, que también revela que en el DF 28 por ciento de las personas viven en pobreza y 2.5 por ciento en pobreza extrema.

En el caso de Morelos, 66 por ciento de la población económicamente activa obtiene sus ingresos en la informalidad.

El 55 por ciento de los morelenses obtiene al día hasta dos ingresos mínimos, señala el documento, que refiere además que 45.5 por ciento de las personas vive en pobreza y 6.3% en condición extrema.

En tanto, Tabasco tiene a 63 por ciento de su población con ingresos en la informalidad y 36 por ciento percibe hasta dos salarios mínimos. A esto se le suma que uno de cada dos tabasqueños vive en pobreza (49 por ciento) y 14.3 por ciento en pobreza extrema.

También se detecta fuerte presencia del problema de la informalidad en Nayarit (64%), Zacatecas (64%), Yucatán (63%), Campeche (61%), Guanajuato (60%), San Luis Potosí (59%), Estado de México (58%), Durango (57%), Colima (54%), Jalisco (53%) y Sinaloa (51%).

En resumen, la informalidad tiene fuerte presencia en 12 entidades gobernadas por el PRI, cinco por el PRD y tres por el PAN.

SEIS MILLONES, CON $67 AL DÍA

Coparmex concluyó que durante el primer trimestre de 2014, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo reportó que 6 millones 462 mil 570 personas ganan hasta un salario mínimo, equivalente a 13 por ciento de la población ocupada total del país. 93 por ciento (6 millones 42 mil personas) se concentra en el sector informal. “Esta es una de las realidades más sensibles del mercado laboral en México: la precarización de la economía informal”.

Explica que las economías estatales más productivas tienen menores tasas de informalidad y por lo tanto, mejores niveles de ingreso salarial promedio. “Una política  que busque subir el salario mínimo sin una estrategia clara para abatir la informalidad, no puede ser una solución integral”.

Al contrario, por la propia naturaleza del sector informal en el que es casi imposible cualquier tipo de fiscalización, un aumento en el salario mínimo “corre el riesgo de no tener efectos pero sí introducir distorsiones importantes en otros sectores”, puntualizó.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]