Denuncia Iván tortura en PGJE en gestión de Adrián

El candidato del PAN a la alcaldía de Monterrey muestra un documento de presunto relator especial de la ONU en el que expone las prácticas que se hacían en la Procuraduría de 2012 a 2014.
Iván Garza realizó una ampliación del documento para mostrarlo a los medios.
Iván Garza realizó una ampliación del documento para mostrarlo a los medios. (Leonel Rocha)

Monterrey

Tras la presunta agresión de parte de agentes ministeriales al asesor de su campaña, de nombre Daniel Cruz, el candidato del PAN a la alcaldía de Monterrey, Iván Garza Téllez, declaró que encontraron un documento de la Organización de las Naciones Unidas que prueba que se ejerce la tortura en la Procuraduría de Nuevo León.

En rueda de prensa, Iván Garza mostró un supuesto informe de un relator especial de la ONU, de nombre Juan Méndez, sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, de cuando su adversario, el candidato de la Alianza por tu Seguridad, Adrián de la Garza, era titular de la Procuraduría.

Esto surge luego que el actual Procurador, Javier Flores Saldívar anunciara que Daniel Cruz Sánchez, fuera privado de su libertad por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), ya que aseguró que traía consigo enervantes ilegales, y negó además que se haya recurrido a métodos de tortura en contra del detenido.

“Este visor de la ONU venía a ver unas denuncias que tenían que ver con tortura, 293 denuncias que fueron presentadas, 67 de ellas por parte de la Procuraduría; se le negó el acceso a este visitador a la Agencia Estatal de Investigaciones, donde había reportes en aquellos años de 2012 y 2014. Reportes de tortura con las características idénticas a las que fue sometido Daniel. Esto nos indica que no es un tema nuevo.

“No lo digo yo, lo dice la Asamblea General de la ONU a través de un comunicado”, expresó Garza Téllez.

Según detalló, el relator especial observó inquietantes coincidencias entre los testimonios, ya que las personas denunciaron generalmente haber sido detenidas por personas vestidas de civil, a veces encapuchadas, que conducían autos no identificados y no contaban con una orden judicial ni informaban de los motivos de la detención.

Refiere el documento que la detención va acompañada de golpes, insultos y amenazas. Las personas eran conducidas con los ojos vendados a sitios que desconocen, incluyendo bases militares, donde continuaban las torturas, que combinan: golpes con puños, pies y palos; “toques” con dispositivos eléctricos (“chicharra”), generalmente en los genitales; asfixia con bolsa de plástico; introducción de agua con un trapo en la boca (waterboarding); desnudez forzada; suspensión; amenazas e insultos.

Expresó que las fechas coinciden cuando Adrián de la Garza era procurador, al ser de 2012 a principios de 2014.