Sánchez Cordero y Silva Meza concluyen período en la Corte

Los ministros salientes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, coincideron en que México aún no logra construir una verdadera ciudadanía. 
El presidente de la Corte, Luis María Aguilar, entregó un reconocimiento a Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero por su trayectoria como ministros.
El presidente de la Corte, Luis María Aguilar, entregó un reconocimiento a Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero por su trayectoria como ministros.

Ciudad de México

Pese a las resoluciones emitidas por la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) que han obligado a cambios en nuestra sociedad, México aún no logra construir y tener una verdadera ciudadanía, porque continúa teniendo ciudadanos de primera y de segunda y sin una mejor distribución del ingreso, coincidieron en decir los ministros Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero.

Durante la ceremonia realizada ante los Plenos de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) con motivo de la conclusión del encargo de ambos ministros, que a partir de este 1 diciembre pasarán al retiro, los ministros salientes de ala liberal dijeron:

"El México desigual que tenemos, es el gran lastre y la gran preocupación de un país democrático, que no logra aun construir y tener una verdadera ciudadanía. Tenemos ciudadanos de primera y se segunda. Hay muchos Méxicos en nuestro México", expresó Silva Meza.

"...desearía ver una sociedad más igualitaria, con mejor distribución del ingreso; sensible y respetuosa con los derechos de las personas con discapacidad y adultos mayores", dijo Sánchez Cordero.

Con la presencia del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera; del consejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos, y del líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, entre otros invitados, los últimos ministros que formaron parte de la Novena y Décima Época de la Corte, que marcó un parteaguas en la historia jurídica del país, no callaron para reiterar su compromiso con las libertades y alertar sobre lo que actualmente sucede en territorio nacional.

"Vivimos tiempos, hoy, muy dolorosos; México tiene convulsiones...Nuestra país se encuentra afectado y no será el transcurso del tiempo ni el silencio de las instituciones lo que permita superar la adversidad...hay que buscar las soluciones en la Constitución y no fuera de ella", recalcó Silva Meza.

El ministro que bajo su presidencia consiguió posicionar a la Corte en el plano internacional y que se caracterizó por perseguir a los funcionarios judiciales corruptos, hizo un llamado a los impartidores de justicia a ejercer sus cargos con independencia, autonomía y libertad de criterio, y a resistir con fortaleza de espíritu las presiones; de poderes legales o ilegales, formales o informales.

"...mi satisfacción más íntima y personal, podría ser el haber tratado siempre de hacer el bien, actuando de buena fe y con apego a mi conciencia, a mis principios y a mis convicciones, tratando de proteger los derechos de las personas y preservar la regularidad constitucional de los actos de autoridad, dejando de lado, la razón de estado y la resolución políticamente correcta."

Por su parte, la ministra Sánchez Cordero subrayó que hoy más que nunca es necesario garantizar y hacer efectivos los derechos humanos.

"Mi tiempo como jueza constitucional, ha llegado a su fin. Me queda la tranquilidad de haber decidido en conciencia, en justicia. Me queda la tranquilidad, por ello, de haber hecho lo que mi tiempo y mi espacio de acción me permitieron. Me queda también, sin embargo, la paradójica convicción de que esa tarea inacabada, seguirá en construcción", agregó.

Sánchez Cordero declaró que un Tribunal Constitucional firme en sus decisiones, sólido y con credibilidad social, solamente se puede sostener si sus miembros se mantienen esa distancia y sobre todo su independencia de los otros poderes públicos.