"Falso, atentado contra 'El Bronco'", asegura abogado

Por la alteración de la escena, una pareja que iba secuestrada es considerada partícipe de un supuesto ataque al entonces edil de García, dice el abogado Patricio O´Farril en un video.
El abogado Patricio O´Farril.
El abogado Patricio O´Farril. (Especial)

Monterrey

La presunta alteración de una escena en uno de los supuestos atentados contra Jaime Rodríguez Calderón provocó que dos personas inocentes, a quienes los llevaban secuestrados, estén en la cárcel, señaló Patricio O´Farril, abogado de la pareja conformada por José Naun y María Yadira, en una entrevista que fue subida a YouTube.

La defensa de los acusados por el presunto atentado en febrero de 2011 asegura que no hubo tal, y que los escoltas del entonces alcalde de García supusieron que serían víctimas de un ataque cuando una camioneta trató de rebasarlos, y asesinaron a tres presuntos secuestradores que viajaban en ese vehículo por la avenida Lincoln.

Patricio O'Farril expresó que decidió tomar el caso porque después de revisar los expedientes, llegó al convencimiento "profesional y personal" de que ése no fue un atentado.

Dijo que ofreció como última prueba, y lo permite el Código Federal, una reconstrucción de hechos, por lo que acudieron el juez, el secretario y funcionarios del juzgado para ser testigos de la misma.

"La sorpresa fue que apareció el señor Jaime Rodríguez, le dicen 'El Bronco'. Llegó a tratar de reventar la diligencia. Se puso a insultarme, a amenazarme, a tratar de sacarme de mis casillas, y me llegó la atención porque este señor no es más que un testigo de los hechos".

El abogado refirió que tanto José Naun como su esposa María Yadira fueron entrevistados por criminólogos de la Procuraduría del Estado, quienes elaboraron un informe, el cual fue presentado al Ministerio Público.

"Ellos habían declarado que habían sido secuestrados desde el día anterior y que viajaban en esa camioneta en contra de su voluntad. Aparecieron unas esposas, lo relevante es que tienen sangre y la sangre era de Yadira".

Añadió que en el vehículo en el que los llevaban iban también tres secuestradores, de los cuajes  dos viajaban adelante y uno a un lado de ellos, con Yadira al centro, según las declaraciones de la pareja.

"Trataron de rebasar a la escolta del ex alcalde, entonces los escoltas supusieron que era un atentado, les dispararon desde su vehículo, desde la parte trasera de la camioneta Durango hacia una camioneta Audi, que era donde iban los secuestrados".

En el mismo video también aparecen testimonios de José Naun y María Yadira. Ésta última refiere lo siguiente: "Cuando éstos empiezan a ver que esas camionetas, las que iban adelante, las empiezan a tapar el paso, los que nos llevaban secuestrados empiezan a decir: '¿Quiénes son?, ¿son contras o qué?'. En ese momento mi esposo me agacha en sus piernas. Me dice: 'agáchate' porque iba amarrado, con esposas".

El abogado O'Farril agrega: "Les disparan, pierden el control estas gentes (los secuestradores), se bajan de la camioneta y son asesinados. No queda ninguna duda, no bajaron armados, hay un cúmulo de 600 fotografías tomadas por la Dirección de Asuntos Periciales, y en ninguna de esas fotografías vienen armas. y todos tienen impacto de bala en la cabeza en dirección de arriba hacia abajo".

O´Farril indicó que uno de los secuestradores decidió huir ante la balacera, junto con la pareja, y éste fue alcanzado por las balas y luego fue también ejecutado en el suelo estando desarmado.

"Para proteger las cosas, nosotros no sabemos quién lo haya hecho, si fue el propio Jaime Rodríguez el que manipuló la escena, fueron tan evidentes que en unas fotografías aparece (uno de los muertos) sin el arma, y en otras fotografías aparece una sábana de Servicios Periciales cubriendo y un arma larga a un lado, misma arma que resultó que estaba inservible", señala al mismo tiempo que en el video aparecen imágenes de lo que está relatando.

Recalcó que todo eso lo lleva a la conclusión de que la escena fue alterada y esa prueba tenía el propósito de establecer cuál de las dos versiones era la verdadera, si la de los escoltas o la de los secuestrados, acusados de ser partícipes del supuesto atentado.

"Los señores Yadira y José Naun iban conduciendo la camioneta, según los escoltas. Según ellos (la pareja), iban atrás, y Naun iba esposado. La versión de los escoltas: 'Atentaron contra el alcalde'. La camioneta del alcalde no presentó un solo orificio, hay fotografías".

Detalló que todas las armas estaban en la camioneta Audi, "sembradas", pero además eran de los escoltas y que los casquillos percutidos no aparecieron en la camioneta Audi (de los secuestradoes), sino en la camioneta Durango.

Mencionó que el supuesto atentado ocurrió alrededor de las 12:25 y minutos después la pareja fue encontrada por el Ejército en una tubería de drenaje pluvial.

"En ese lapso de tal vez 30 minutos, el señor Jaime Rodríguez aprovechó la situación e hizo ver que había existido un atentado más. Entonces, para cuando aparece la pareja no había quién les creyera. La fuerza y la contundencia del alcalde: 'Sufrí un atentado y ahí están los muertos', pues ya qué podía decir la pareja".

María Yadira dice en este video subido a la red social YouTube: "Ya con cuatro años perdidos, la única esperanza es de salir de acá y pues que sepan que aquí en este lugar hay mucha gente inocente, como yo, como mi esposo, por personas poderosas".

El abogado O´Farril mencionó que hay dictámenes de peritos que establecen que el ADN de la sangre que fue encontrada en la parte trasera del asiento del copiloto es de Yadira.

La mujer relató que tras la balacera, ella brincó hacia la parte de adelante, y ahí fue cuando manchó de sangre el asiento, y antes de salir, se le salieron los zapatos en la parte del conductor.

El litigante mencionó que era parte de lo que querían demostrar, que ésa fue la trayectoria que hizo la mujer, pero ese elemento no fue estimado por los jueces.

"Si ellos no logran demostrar su inocencia, enfrentan más de 25 años de prisión".

"Obviamente que la gente busca justicia, pero la justicia no debe terminar con dos sentencias absolutorias, una federal y una local, sino que se indague qué fue realmente lo que sucedió... ¿Qué estamos esperando?, que la verdad prevalezca", concluyó el abogado.