TEPJF avala que partidos organicen a sus grupos parlamentarios

El TEPJF avaló que en las reglas de los partidos políticos se regule la organización y el funcionamiento de los grupos parlamentarios que tengan en ñlas cámaras de diputados y senadores.
La resolución del TEPJF prohíbe la entrega de programas sociales durante campañas para garantizar la equidad en la contienda.
La resolución del TEPJF garantiza la autonomía y derecho de los partidos políticos a determinar su regulación interna y forma de organizarse. (Especial)

Ciudad de México

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aprobó una tesis de jurisprudencia que establece que es constitucional que en las reglas de los partidos políticos se regule la organización y funcionamiento de los grupos parlamentarios en el Congreso.

De acuerdo con el TEPJF, con esta tesis garantiza la autonomía y derecho de los partidos políticos a determinar su regulación interna y forma de organizarse y que las bancadas de los legisladores conservan el vínculo partidista de su postulación.

En la Tesis LXXXVI/2016 reconoce que los partidos pueden fijar en su normatividad interna las pautas del funcionamiento de los grupos parlamentarios, lo que incluso es compatible con el derecho a regular su vida interna y determinar su organización interior.

La tesis con el rubro “Grupos o fracciones parlamentarias o legislativas de un partido político. Es constitucional y legal que en la normativa interna partidista se regulen aspectos sobre su organización y funcionamiento”, la Sala Superior señaló que el artículo 70 constitucional, párrafo tercero, contiene un principio que permite el agrupamiento de legisladores en razón de su afiliación de partido, el cual se hace patente en las respectivas leyes orgánicas del Congreso General y de los congresos locales.

El Tribunal Electoral indicó que dicho principio se traduce en la conservación del vínculo partidista entre quien ha sido electo y la entidad de interés público que le postuló, además de que trasciende hacia el desarrollo de las funciones legislativas que se sustentan sobre la base de plataformas políticas y corrientes ideológicas de partido.

Concluyeron que si la Constitución y las leyes orgánicas hacen factible el mantenimiento de la afiliación partidista en el ejercicio de la función legislativa, resulta igualmente válido que los partidos políticos fijen en su normativa interna las pautas de organización y funcionamiento de sus grupos parlamentarios.

El derecho de los partidos a regular su vida interna y determinar su organización interior, está plasmado en el artículo 41, Base I, de la Constitución y el artículo 23, párrafo 1, inciso c), de la Ley General de Partidos Políticos.