Ven poco viable eliminar la tenencia en Nuevo León

Fiscalistas consideran que será difícil quitar este impuesto; una opción podría ser que se vaya reduciendo gradualmente.

Monterrey

La viabilidad de eliminar el impuesto a la tenencia en Nuevo León no es tan fácil y menos si se hace de inmediato, lo que podría funcionar sería mediante un programa gradual de desgravación, consideró Marco Antonio Pérez Valtier, economista y experto en finanzas públicas del despacho Pérez Góngora.

“La puntada de quitarlo porque se prometió en campaña no es nada fácil, porque no son cacahuates. A lo mejor lo que yo haría sería un programa gradual de desgravación para que al final del sexenio quede totalmente eliminada. Porque el trancazo de un jalón de mil 700 millones de pesos, que son lo que se recauda, no es nada despreciable, además, cómo se sustituiría este ingreso”, indicó el especialista.

Añadió que todo lo que tiene que ver con el control vehicular, llámese placas, refrendo, en Nuevo León es muy caro, no son cuotas baratas, se está pagando casi dos mil pesos por el control vehicular.

Por su parte, Bernardo Elizondo Ríos, fiscalista, comentó que los ingresos que se captan vía el impuesto a la tenencia están ya comprometidos como parte de sus compromisos financieros con los bancos.

“Antes de pensar en eliminar un impuesto de esta magnitud se debería plantear cómo se va a hacer eficiente el gasto, con qué se va a justificar la eliminación de estos recursos económicos y tapar ese boquete, porque si se va a tapar con otros impuestos, sería más de lo mismo”, indicó el especialista fiscal.

También coincidió con Pérez Valtier de que no sería factible eliminar el impuesto a la tenencia al menos en los seis años.

“No se va a poder concretar porque no dan los números, no alcanza, si se quiere tener un estado más o menos sano. Aquí lo irresponsable no es eliminarlo sino prometerlo en campaña”.

Elizondo Ríos señaló que si se encontrara un mecanismo para hacerlo más justo al impuesto sería interesante cómo funcionaría.

Recordó que cuando el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa eliminó la tenencia a nivel federal, pero se las pasó a los estados, cada uno estableció sus lineamientos y reglas. En ese entonces, en infinidad de tesis, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que era inconstitucional el impuesto a la tenencia.

Mencionó que el Gobierno de Nuevo León determinó seguir cobrando el impuesto a la tenencia aun cuando los tres tribunales colegiados determinaron que era inconstitucional el impuesto por algún motivo o por otro. No obstante, el Estado no abrogó el impuesto por una razón muy sencilla: porque ya tiene los impuestos comprometidos.

Elizondo Ríos comentó que los compromisos financieros que tiene el Estado con algunos bancos va como garantía los recursos que se obtiene vía impuesto a la tenencia.