El suplicio para casarse en estados que no reconocen matrimonio gay

Sólo en 9 de las 32 entidades, parejas homosexuales pueden casarse sin emprender un proceso legal; en el resto deben quejarse, interponer un amparo y esperar al fallo de un juez.
Ante la toma de protesta del nuevo Congreso de Durango, crecen las expectativas sobre matrimonios Gay.
En 2015, Paola Férnandez y Jessica Castillo fueron la primer pareja homosexual en contraer matrimonio en Tamaulipas. (Cortesía)

Ciudad de México

Paola y Jessica se conocieron y se enamoraron en 2008 en Tampico. En 2013 decidieron casarse, pero en los registros civiles de la ciudad se negaron a casarlas. Para cumplir su sueño, tuvieron que demandar al gobernador y esperar un año para la resolución de un amparo en juzgados federales para poder convertirse, hasta 2015, en la primer pareja homosexual en contraer matrimonio en Tamaulipas.

Sólo en 9 de las 32 entidades el país, parejas del mismo sexo como Paola y Jessica pueden casarse sin emprender un largo proceso legal, en el resto de los estados deben quejarse, interponer un amparo en juzgados federales, y esperar al fallo de un juez.

Para Paola Fernández casarse con Jessica era un sueño a cumplir. Quería vestirse de novia y celebrar con familiares y amigos en una gran fiesta, pero también porque ambas querían tener los derechos ante la ley que cualquier pareja heterosexual.

"Ya lo habíamos platicado y más adelante queremos formar una familiar, y ya que mi esposa tiene un trabajo estable, quería darme sus derechos como el registro del servicio médico, en dado caso de que, Dios no lo quiera, le llegara a pasar algo, que ya todo quedara como esposas, que todo me quedara a mí y lo que yo tengo a ella", relata Paola.

En 2013, la pareja fue a un registro civil en Tampico, donde se negaron a casarlas. "Ahí ninguna persona tenía conocimiento de eso y pues prácticamente nos decían que aquí era imposible casarnos", contó.

Para poder casarse, incluso pensaron en viajar a la Ciudad de México, donde en 2009 se reformó el Código Civil para permitir que el matrimonio de personas del mismo sexo. En lugar de eso, Paola Fernández y Jessica Castillo se acercaron al activista Mercurios Espinoza y al abogado Alex Méndez, quienes las orientaron para demandar al gobernador y meter un amparo ante tribunales federales que les permitiera contraer matrimonio.

"El amparo tardó aproximadamente un año en que se resolviera (...) pensamos que está mal, no le faltamos el respeto a nadie y pagamos impuestos como cualquier persona, (el matrimonio) es una derecho que se le debe dar a cualquiera sin importar su orientación sexual", dijo.

Alex Méndez, activista de Patrimonio Igualitario en México, es el abogado que llevó el primer caso de matrimonio entre personas del mismo sexo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en donde luego de analizar cinco amparos de parejas homosexuales los magistrados declararon en 2015 inconstitucional el negar este tipo de matrimonios.

"Lo que hace la jurisprudencia (de la Suprema Corte) es obligar a los jueces federales o jueces locales a aplicar este criterio, pero sigue siendo necesaria la tramitación de un juicio de amparo, lo que implica pagar a un abogado y hacer todos los trámites", explica.

Para el abogado, es discriminatorio que las parejas del mismo sexo tengan que tramitar un juicio de amparo para poder casarse, por lo que "el siguiente paso es que los códigos civiles o familiares cambien para integrar el criterio de la corte y a partir de entonces ya no se necesitaría tramitar".

Según el abogado, actualmente sólo es posible que las parejas del mismo sexo puedan casarse sin tramitar un juicio de amparo en 9 estados del país: la Ciudad de México, Coahuila, Nayarit, Michoacán, Morelos, Campeche, Jalisco, Quintana Roo y Chihuahua.

En otros estados, como en Baja California, las autoridades de los registros civiles ponen trabas a las parejas homosexuales para evitar casarlas, como en Mexicali, donde el matrimonio de una pareja de hombres fue negado tres veces porque una organización denunció la locura de los contrayentes para que esta unión no se diera, aunque al final lo logramos, relata el abogado.

Ante este panorama, el presidente Enrique Peña Nieto envió una iniciativa al Congreso de la Unión el martes para modificar el artículo 4° constitucional y el Código Civil Federal para garantizar que las personas del mismo sexo puedan casarse en el país.

Al respecto, el abogado advierte que aunque el anuncio de Peña Nieto es un avance porque por primera vez un presidente reconoce el matrimonio entre una pareja del mismo sexo, si la reforma no contempla un plazo para que los estados modifiquen sus códigos, las trabas para el matrimonio homosexual serán las mismas.