• Regístrate
Estás leyendo: Soy de izquierda y me gusta la buena vida: Fernández Noroña
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 10:48 Hoy

Soy de izquierda y me gusta la buena vida: Fernández Noroña

Gerardo Fernández Noroña, quien dice ser activista de izquierda, considera arrogante la actitud de López Obrador cuando pide que otros políticos se sumen a su movimiento.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejandro Sánchez de la Rosa

Gerardo Fernández Noroña siempre quiso dedicarse a la política y vivir de ella. Para él, la buena vida no está peleada con ser un activista de izquierda, pues afirma que siempre ha actuado con principios.

En su casa en una vecindad en el Zócalo, rodeado de libros y de figuras de barro y papel maché, dice apoyar a Andrés Manuel López Obrador, pero considera arrogante su postura de llamar a sus rivales a sumarse a su movimiento.

TE RECOMENDAMOS: Me criticaron por 'brincar' al Senado: Kumamoto

Así respondió Gerardo Fernández Noroña al Interrogatorio Milenio:

¿De qué vive Gerardo Fernández Noroña?

De mi trabajo. Preguntarle a un político de qué vive es una pregunta ofensiva, sobre todo si es de oposición, porque no tiene la intención de ayudar a ver cómo le vamos a ayudar, qué dificultades está viviendo, sino es sembrar la semilla de la desconfianza en la gente.

En algún momento que tuve un problema económico vendí libros, vendí alguna parte de mi biblioteca. Vivo en una vecindad, no me interesa el dinero, no es mi problema ni tengo problemas con el dinero.

¿Cuál fue su primer trabajo?

Mi primer trabajo fue repartiendo volantes para una agencia de automóviles en Cuautitlán Izcalli. Mi primer trabajo formal fue en el Seguro Social, ya estaba bastante peludo, tenía como 20 años.

¿Qué compró con su primer salario?

Aprendí con mi abuela a ser generoso, me acuerdo que fuimos a la tienda y salimos con un carrito de cosas repleto para la casa.

¿Cuál es su posesión más valiosa?

Considero que la posesión más valiosa que tengo es la vida, pero me gusta mucho el arte popular.

¿Qué canción escucha cuando está triste?

Me hubiera gustado ser músico y pianista, además soy muy sensible a la música, soy un hombre muy sensible en general. Soy de una generación que creció con una música maravillosa.

¿Qué odia y qué ama de México?

Al país lo amo, a la gente la amo, su cultura, su talento, sostengo que es un pueblo muy rico y de carácter. ¿Qué odio? La desigualdad, odio la desigualdad, la corrupción.

¿Su opinión del Frente?

Son unos farsantes, es el Pacto por México dos, es un frente amplio para cerrarle el camino a López Obrador; si el PRD y el PAN verdaderamente quieren ganarle al PRI, es obvio quién debería ser el candidato, se llama Andrés Manuel López Obrador.

¿Apoyará a Andrés Manuel López Obrador?

Lo digo de esta manera, yo no estoy de acuerdo, no es así como se hace política, que López Obrador diga que la única manera de luchar es que vengas y firmes que me apoyas. ¿Qué es eso? Yo no voy a ir a firmar en el Zócalo de la Ciudad de México en esas condiciones, Si Andrés Manuel, su única posición arrogantemente es decir el único camino que tienes (es) apoyarme, no lo voy a hacer, hay otros caminos sin que juegues de esquirol y sin traicionar a la izquierda.

No es una manera ni correcta ni adecuada, le puede surtir efecto en algunos sectores.

¿Cuál es su mayor defecto?

No te voy a decir ni mi mayor virtud ni mi mayor defecto, sería perfectamente imbécil si hiciera una cosa así; simplemente diré que soy un ser humano como cualquiera, con errores y con aciertos.

¿Cuál es su mayor error?

No hay nada que haya hecho en la vida. No por arrogancia, si no actúas de mala fe, haciendo las cosas con dolo, con maldad, no hay algo que digas es terrible.

¿Cuál es su película favorita?

Me gustan muchas, a bote pronto te diría me gustó mucho un documental que ganó el Oscar, No soy tu negro, sobre James Baldwin, un afroamericano extraordinario, una persona brillante.

¿Su comida favorita?

Cuando era niño me gustaban mucho las pechugas empanizadas con puré de papa, me gustaban las verdolagas con carne, me gustaba mucho el mole de olla, todo lo que hacia mi abuela.

Me gusta mucho la comida mexicana y me gusta mucho la buena vida; hay que gente que piensa que por ser de izquierda tienes que estar dándote azotes y en taparrabo, yo soy una amante de la buena vida, me gusta viajar, me gusta vivir bien, disfrutar de la vida, es algo maravilloso.

¿Qué es lo que siempre lleva?

Siempre cargo un libro, el que estoy leyendo, aprovecho todo el tiempo para leer, casi no veo televisión.

¿Por qué entró a la política?

Un día mi abuela me dijo que a qué me iba a dedicar. Le dije "me voy a dedicar a la política". Mi abuela me dijo "¿por qué si tú eres bueno? Le dije "porque yo quiero hacer servicio a la gente, creo que es el espacio para impulsar los cambios".

Es una profesión difícil, te exige tiempo completo y al primer descuido te dan una patada y te mandan fuera.

TE RECOMENDAMOS: Soy pecadora estándar: Margarita Zavala

¿Para ser político debes vender tu alma al diablo?

No, nunca, puedes tener que conceder en algún momento en alguna cosa, pero nunca en lo fundamental. Yo aposté por hacer política con base a principios, no estoy dispuesto a venderle mi alma al diablo.

¿Confía en las instituciones electorales?

Nada, hay que correrlos, yo quisiera correr a Peña pero mínimo hay que correr al órgano electoral, mínimo correr a los magistrados del Tribunal Electoral, no confío en ellos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.