• Regístrate
Estás leyendo: Soy bueno para declamar y reclamar: Omar Ortega Álvarez
Comparte esta noticia

Soy bueno para declamar y reclamar: Omar Ortega Álvarez

Entrevista

El dirigente del Sol Azteca hace un recuento de sus primeros años en la política y sobre su carrera educativa e intereses.
Publicidad
Publicidad

Licenciado en derecho, conoció las injusticias que muchas ocasiones cometen los servidores públicos en las áreas de seguridad al ser juez conciliador del municipio de Coacalco. 

Omar Ortega Álvarez asegura que toma las mejores decisiones para el partido del Sol Azteca en el Estado de México -del que es el dirigente- a bordo de una motocicleta. 

En una rodada se desestresa; las llantas en el asfalto le ayudan a meditar y resolver los principales problemas políticos y personales. 

Ganó el tercer lugar estatal de declamación en 1995 y los monólogos de Mario Benedetti le gustaba personificarlos cuando, antes de dedicarse a la política, se encontraba también en la docencia. 

Su pasión también se encuentra en el cuidado de las tortugas que, asegura, le enseñan paz y tranquilidad.   

Asegura que la plenitud en su vida proviene de su esposa y tres hijos de quienes, señala, se encuentra muy orgulloso. 

En entrevista para MILENIO Estado de México, Omar Ortega Álvarez, coordinador de la bancada perredista en la Legislatura mexiquense, nos muestra su Lado B. 


¿Cómo llegaste a ser dirigente de izquierda? 


La verdad es que varios hechos te van llevando a este fin y todo tiene una consecuencia final.

Yo nunca me vi dirigiendo los destinos de un estado a través de un partido político, de un ideario y más de izquierda, esto me fue llevando por mi carrera.

Soy licenciado en Derecho, estudié en una escuela incorporada a la UAEM, y luego como Juez calificador en Coacalco, de una manera u otra estuve tratando las injusticias.

A mí me parecía algo inhumano que a todas las personas en las noches la policía se dedicaba, con botella en mano, a empaparlos en alcohol para que llegaran a la barandilla del guardia de seguridad y obviamente a tratar de extorsionarlos y si en su oportunidad no los podían extorsionar pues me los mandaban a mí que era secretario de acuerdos de la oficina conciliadora y calificadora, entonces esa parte nació en mi obviamente un tema de ver la injusticia.

Fue parte de mi inicio y mi formación y vocación de abogar por los demás, entonces allí se me da la posibilidad de formar parte de la primera administración perredista en Nezahualcóyotl, del 97 al 2000.

El partido me ha permitido representarlo en varios estados y obviamente aquí en el Congreso.

¿Qué te regalas a tí mismo?

La verdad que a mí lo que me gusta mucho es leer, jugar billar, carambola de tres bandas, y sobre todo que para calmar el tema del estrés me gusta mucho la rodada, soy aficionado a las motos, me gustan mucho y eso son los tres temas que realizo, que lo hago cuando tengo la oportunidad, me voy a una rodada cerca para sacar el estrés siempre he dicho que cuando uno está estresado solo hay que apretar el acelerador.

¿Hasta dónde has rodado?

A Tequila, Jalisco, la verdad es que no he ido más lejos. Espero algún día recorrer todo el país, de extremo a extremo.

Mi papá no le gustaban, decía que era una pistola cargada, nunca nos permitió usar la moto. Falleció, y entonces como ya tenía permiso, la tomé pero la verdad es que me encanta.

Cuando estaba en vida siempre fui muy respetuoso con eso, pero tengo como siete u ocho años como biker.

¿Cuáles motos te gustan más? 

Pues primero las que se tienen. Tengo una Vintage Indian, Super Loop 883 de Harley, y pues de motores grandes, de mil 800, mil 600, la vintage es mil 600.

Apenas le estoy enseñando a mis hijos, pero ellos no tienen tanta curiosidad. Yo les digo: tengo la libertad de tomar la moto e irme con, sin o a pesar de ustedes y ustedes sabrán.

Es fundamental tener la práctica para la responsabilidad de manejar una moto. En la carretera primero es el estrés y la adrenalina de la velocidad y después le das gusto por la carretera y pensar en mil cosas... la verdad es que es muy difícil no salirte de tu mundo.

En este mundo es la dirigencia estatal del partido, el tema nacional, hoy en día la voluntad de querer cambiar por lo que hemos luchado por tantos años, todo eso hace que sea muy complicado pensar en otra cosa distinta a lo que está pasando en tu diario andar, pero me ha ayudado mucho razonar y encontrar mis soluciones.

Después de los recorridos como se te despeja más la mente y tienes más ideas y eso me encanta.

¿Tu música favorita?

Soy apasionado de todo tipo de música pero principalmente la trova, cubana, española, mexicana... me fascina Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Fernando Delgadillo, Joaquín Sabina. De rock, Queen un rock más pop, me fascina escucharlo en la moto.

Me encanta una buena velada, la declamación, yo mucho tiempo de mi vida participé en eso. Fui tercer a nivel estatal de oratoria y primer lugar por declamación en la universidad, a mi el tema de los monólogos de Pedro y el Capitán, de Mario Benedetti, lo quiero poner en escena.

Soy bueno para declamar y reclamar, tengo mucha capacidad de síntesis, lo que leo lo capto muy rápido, pero soy muy pésimo para escribir.

Tú dime, te leo tres párrafos, tres hojas, lo hago. Pero no desarrollarlas. Lecturas como el Péndulo de Foucault de Umberto Eco... y las novelas policiacas son las que más me gustan.

LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.