• Regístrate
Estás leyendo: “Somos la columna de la sociedad”
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 07:15 Hoy

“Somos la columna de la sociedad”

No solo es dar clases, sino entender la situación general de los menores.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

En el Día del Maestro un millón 211 mil 782 docentes de educación básica, de escuelas públicas y privadas, festejarán dar clases a los niños, pero para algunos no solo se trata de estar frente a grupo, sino de entender la situación familiar, económica y emocional de los estudiantes.

Además de las clases, recurren a estrategias de apoyo para reforzar el aprendizaje, como ocurre en primarias de Metepec y Toluca, en el Estado de México, y en secundarias de la delegación Gustavo A. Madero, donde se instrumentan los programas Escuela de Verano y Escuela para padres, también el apoyo de las tecnologías para hacer atractivas las matemáticas y el álgebra.

En la escuela Primero de Mayo, en Metepec, la maestra Alejandra Rodríguez, de sexto grado, promueve la Escuela de Verano, que tiene como objetivo combatir el rezago educativo, lo que al final se traduce en mejor desempeño, participación e inclusión en la comunidad escolar.

Con 11 años de experiencia, Rodríguez confesó que no existe un estudio de zona escolar de las autoridades que refieran la cifra exacta de niños con bajo desempeño y las causas del rezago.

Afirmó que en el trato diario el profesor conoce que a los niños que llegan sin dormir, sin desayunar y sin aseo personal adecuado, a lo que se suma la situación psicoemocional, porque "llegan apachurrados", es decir, sin ánimo para el estudio.

La tarea para el docente, dijo, "es levantar a los niños y motivarlos al estudio", hacer que por un momento olviden las crisis que viven en casa.

Explicó que la situación familiar que enfrentan la mayoría de los 33 niños a los que da clase es difícil, porque hacen labores en el hogar que corresponden a los adultos como el cuidado de los hermanos, además de que la mayor parte del tiempo están solos, porque sus padres trabajan.

Una situación similar enfrentan los estudiantes de la primaria General Vicente Guerrero, en Toluca, donde el contexto socioeconómico de los menores conlleva a prácticas de violencia.

Esto motivó a impulsar la Escuela para Padres, a cargo de la subdirectora escolar, Adriana Rosales, quien afirmó que las bases de una óptima educación es la familia, por lo que consideró necesario "reeducar" a los papás.

El programa atiende a 70 padres, quienes acuden una vez al mes a las clases en las que aprenden a escuchar y dialogar con sus hijos.

Rosales mencionó que se detectó que la problemática es que "los niños vienen de familias disfuncionales", en la mayoría de las casos son atendidos por los abuelos.

Otro valor que promueven es la solidaridad con los niños de bajos recursos, con la creación del Banco de Alimentos, donde los menores que no deseen comer su refrigerio puedan darlo a otro alumno.

En Ciudad de México, la secundaria diurna 85, el maestro Samuel Ríos recurre al uso de las tecnologías para hacer atractivas las clases de matemáticas y de álgebra.

Para el profesor llevar el plano cartesiano de X y Y a una computadora o celular resulta mejor que presentarlo en el pizarrón.

"Hoy vamos a estar de fiesta, porque el magisterio siempre es punta de lanza, somos la columna vertebral de una sociedad", celebró.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.