No solo Cárdenas une al PRD: Ortega

El ex dirigente nacional señala que la idea de un “jefe” por encima de las bases comenzó las diferencias con Andrés Manuel López Obrador.
El dirigente de Nueva Izquierda resaltó el trabajo de Jesús Zambrano al frente del perredismo.
El dirigente de Nueva Izquierda resaltó el trabajo de Jesús Zambrano al frente del perredismo. (Octavio Hoyos)

México

El líder nacional de la corriente perredista Nueva Izquierda, Jesús Ortega, rechazó que solo Cuauhtémoc Cárdenas sea capaz de lograr la unidad del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y recordó a aquellos que buscan que el ingeniero sea un candidato único a la presidencia partidista, que la idea de un personaje colocado por encima de la militancia fue lo que comenzó las diferencias con Andrés Manuel López Obrador.

El ex dirigente nacional perredista señaló que “se subestiman” quienes piensan que solo Cárdenas Solórzano lograría unir al PRD, “porque somos un colectivo de millones de compañeros, casi tres, que se han afiliado al PRD, y entonces la fuerza del partido está en los millones de compañeros, no solamente en uno o dos o tres o cuatro dirigentes, y menos en uno”.

Por ello, insistió, “respeto su opinión y lo debato democráticamente, pero por eso fueron las diferencias con Andrés Manuel (López Obrador), por la idea de un jefe, un individuo por sobre el conjunto de los militantes del partido”.

Ortega afirmó que la corriente que encabeza, de la que han salido los últimos tres presidentes del partido, seguirá buscando posiciones al interior del PRD.

—¿El que el próximo presidente del PRD no pertenezca a Nueva Izquierda debilita a esta corriente?

—No. la fortaleza de Nueva Izquierda está más allá de un cargo; somos miles de compañeros con una identidad, pero hacemos política y el que seamos una corriente de opinión como las otras no nos hace dejar de aspirar o ocupar cargos de responsabilidad o de dirección. ¿Pues qué políticos seremos si teniendo una convicción y un pensamiento político no aspiramos a hacerlo realidad ocupando cargos de responsabilidad política? No haríamos política, tendríamos que estar en un convento rezando”.

—¿Pero una corriente que tiene la presidencia del partido tiene más poder?

 —No necesariamente, porque lo que hace que Nueva Izquierda parezca como la fuerza  más importante no es que tengamos la presidencia, sino que tenemos el mayor número de cuadros políticos en el partido”.

 Jesús Ortega también habló  del trabajo realizado por Jesús Zambrano al frente del PRD durante el último año y medio y su relación con el gobierno federal.

Dijo que en esta etapa se ha logrado, a través de las reformas cristalizadas a través del Pacto Por México, “que el programa del PRD, o parte importante, no sea una intelequia, una utopía, sino una realidad, aún no estando en el ejercicio completo del poder político.

“Zambrano ha compartido necesariamente las decisiones con otras corrientes. Aún en el asunto del Pacto por México. Si bien nosotros participamos en las pláticas iniciales, ya en la operación del Pacto participaron compañeros de otras corrientes como Foro Nuevo Sol y Movimiento Patria Digna, como Pablo Gómez o la senadora Alejandra Barrales, así como integrantes de ADN y otras corrientes”.

—¿Aciertos y errores de esta dirigencia no son entonces responsabilidad exclusiva de Nueva Izquierda?

 —No, sería un absurdo. Por ejemplo, cuando Andrés Manuel (López Obrador) era presidente y yo secretario general, él provenía del PRI y yo ya era integrante de Nueva Izquierda, y si bien éramos parte del  mismo órgano directivo, cada quien tenía sus propias personalidades.

Ni en este partido ni en ningún otro, nunca una sola persona ni una sola corriente puede asumir todo el mérito del éxito o todo el demérito de los errores. Son necesariamente compartidas.

—Por su participación en el  Pacto por México se señaló al PRD como un partido que se acercó al gobierno federal. ¿Es así?

—No. Esa es una visión distorsionada de lo que son los pactos políticos en México o en cualquier parte del mundo.

Claves

Antecedentes

- A principios de marzo, Carlos Navarrete descartó declinar en favor de Cuauhtémoc Cárdenas como candidato de unidad para la dirigencia nacional del PRD.

- El aspirante criticó a “un grupo de compañeritos” que quieren imponer la candidatura de Cárdenas y afirmó que los problemas al interior del partido son más complejos que una foto.

- “Ese escenario (declinar), en marzo, no está contemplado. Ya veremos en tres meses qué ocurre”, dijo Navarrete.