SEP: acude 90% de docentes a última evaluación del año

Los maestros acusan fallas en los programas y falta de capacitación.
Presentaron la prueba 579 de 643 profesores convocados en 10 sedes.
Presentaron la prueba 579 de 643 profesores convocados en 10 sedes. (Especial)

México

Profesores que reprobaron la evaluación del desempeño docente el año pasado y los que buscan un ascenso presentaron el examen de ocho horas, en dos etapas, en 10 sedes de la Ciudad de México; los resultados se darán a conocer en febrero de 2017.

La prueba, que inició el pasado 5 de noviembre, en esta ocasión fue voluntaria para los que pretenden una promoción y obligatoria para los 19 mil 907 reprobados de 2015.

La Administración Federal de Servicios Educativos informó que participó 90 por ciento de los docentes capitalinos convocados, es decir, 579 de 643; se trató de la última evaluación de 2016 para maestros de todos los niveles.

Algunos de los maestros calificaron el examen de “antipedagógico” y acusaron que no recibieron capacitación y que algunos fueron notificados hace dos semanas.

Flor de Guadalupe, profesora de inglés en una secundaria de Iztacalco, se quejó en entrevista en el Centro de Desarrollo Informático Arturo Rosenblueth de que reprobó el año pasado porque el sistema electrónico que utiliza la SEP no registró su asistencia.

“Hace como un mes me explicaron que había sido porque en mis resultados aparecía que no había presentado tres de las etapas que se aplican, pero es mentira. Me presenté al examen, sí vine, estuve aquí, cubriendo todas las horas, todo el tiempo y, sin embargo, apareció que no presenté nada. Nunca supe con quién aclarar... ellos no aceptan sus fallas”, expresó.

Por su parte, el docente Fernando Téllez mencionó que “las plataformas de la Secretaría de Educación Pública están para llorar, están para el perro —disculpen la expresión—; es indignante que te pases haciendo la talacha como para que después te digan ‘no recibimos las evidencias y estás reprobado’, no es justo”.

Téllez criticó que durante la prueba trabajan con programas y planes de estudios de 2011, por lo que no existe una reforma educativa, sino laboral; además, mencionó que la evaluación es “antipedagógica”.

Por su parte, Ernesto Solís opinó que la evaluación es desorganizada y sugirió a sus compañeros tomar fotografías de la computadora para demostrar que sí presentaron el examen.