Los senadores sí verán el juego México-Camerún

La sesión de este día será de 2 de la tarde a 8 de la noche, y continuará sábado y domingo, de 9 de la mañana a 4 de la tarde.
A pesar de la tensión de ayer hubo un momento para las bromas.
A pesar de la tensión de ayer hubo un momento para las bromas. (Especial)

México

El futbol se impuso en las discusiones de la reforma energética. Y aunque el PRI en semanas anteriores se negó a postergar, como lo solicitó el PRD, el debate de los cuatro dictámenes hasta concluir la Copa Mundial, ayer hizo valer, junto con el PAN, su mayoría de votos para regalarse la mañana libre del viernes y disfrutar del partido México-Camerún.

Los senadores de las comisiones de Energía y Estudios Legislativos aprobaron por mayoría de votos que el debate del viernes comience de 2 de la tarde a 8 de la noche, y que continúe sábado y domingo, de 9 de la mañana a 4:30 de la tarde.

Los ánimos de tensión que se vivieron por la mañana se relajaron por la tarde. David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía del Senado, arrancó la sesión con la ausencia de la mayoría de PRI, PAN y Partido Verde. No había quórum para la discusión en lo general de la Ley de Hidrocarburos.

Por más de dos horas, desde las 9 de la mañana que inició la sesión, los perredistas exigieron que se levantara una lista de asistencia para verificar si había quórum. Fue hasta las 11:20, cuando llegó el líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Dechamps, que los perredistas decidieron continuar con los trabajos conforme a lo establecido en sus reglamentos.

Luego del receso los ánimos se calmaron y hasta hubo espacio para el humor. En un intento por evitar que los trabajos de las comisiones unidas se postergaran hasta las 2 de la tarde, el perredista Zoé Robledo regaló un pequeño aparato de televisión al senador priista José Ascención Orihuela Bárcenas para que desde su lugar observe a la selección nacional de futbol.

Todo para recordarle a Orihuela que siempre utilizó los argumentos del PRD de postergar la discusión del debate de la reforma energética bajo la falsa idea de que los perredistas querían tiempo para disfrutar del campeonato.

"Ya no es un asunto de rating, pero por lo menos demos seguridad al electorado. En aras de lograr un ambiente de discusión, yo quisiera entregarle al senador Orihuela esta televisión para que mañana se la traiga por la mañana, vea desde su lugar el futbol y nosotros podamos seguir sesionando. A Orihuela le interesa ver el partido. ¡Desde su asiento vea el partido! Que la considere una aportación del pueblo de Chiapas", comentó.

Sorprendido, Orihuela aceptó y luego devolvió el presente. "Yo pensé que me la obsequiaba él. Si la pagó el pueblo de Chiapas, se la regreso".

El senador del tricolor, finalmente, optó por quedarse con el televisor ante las carcajadas de los integrantes de las comisiones de Energía y Estudios Legislativos.