Barbosa: gobiernos deben frenar violencia ante comicios

El presidente de la Mesa Directiva del Senado pidió a los gobiernos locales y federal sacar las manos de las elecciones y garantizar la seguridad en Guerrero, Michoacán, Jalisco y Tamaulipas.
Miguel Barbosa, presidente del Senado.
Miguel Barbosa, presidente del Senado. (Especial )

Ciudad de México

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Miguel Barbosa, exigió a los gobiernos locales y federal sacar las manos de las elecciones y en vez de operar programas sociales para influir en el electorado, se dediquen a garantizar la seguridad ante la violencia que prevalece en Guerrero, Michoacán, Jalisco y Tamaulipas, que es preocupante.

En ese sentido, el delegado del CEN del PRI en Michoacán, Jesús Casillas, confirmó que el INE les hizo llegar un estudio sobre los "focos rojos" en esa entidad y otros estados, por lo que el Revolucionario Institucional decidió tomar medidas de precaución, "aunque no hemos detectado que debamos dejar de instalar una sola casilla".

"Nosotros vamos a operar el 100 por ciento de nuestra estructura en todos los órganos de casillas, distritales, municipales, estatales para defender todos nuestros votos a capa y espada", afirmó el legislador.

En un comunicado, Barbosa Huerta aseguró que "necesitamos que los titulares de las dependencias públicas en todos los niveles cumplan con sus funciones institucionales y fortalezcan este ejercicio democrático, que es el voto ciudadano".

Dijo que las autoridades federales, estatales y municipales tienen que abstenerse de influir en las elecciones, porque su tarea es garantizar la seguridad y el desarrollo normal de la jornada electoral del próximo 7 de junio.

"Llamo a los servidores públicos de las dependencias federales, de las dependencias y órganos estatales, del Distrito Federal, de los ayuntamientos y delegaciones políticas de la Ciudad de México, a que saquen las manos de las elecciones", demandó el presidente del Senado.

Quien hizo notar que es preciso que las autoridades se ocupen más de los problemas de seguridad, atención social, preservación del Estado de derecho, pues los recientes acontecimientos de violencia en Guerrero, Michoacán, Jalisco y Tamaulipas, son preocupantes, afirmó.

"Los sucesos en dichas entidades significan un riesgo que puede afectar el ambiente de la elección y el contexto del proceso en su conjunto. Necesitamos que los titulares de las dependencias públicas en todos los niveles cumplan con sus funciones institucionales y refuercen la seguridad pública, la procuración de justicia y la protección civil durante la jornada electoral", aseguró.

Diría que durante las campañas que se desarrollan en el territorio nacional se ha documentado el sesgo electoral que se hace de los programas sociales federales, estatales y apoyos municipales, conductas que deben terminar porque daña la equidad.