Demanda Senado a Padrés liberación de dirigente Yaqui

Convocaron al gobernador de Sonora a que instale una mesa de diálogo con la Tribu Yaqui a efecto de encontrar salidas al conflicto, en la que se garantice el respeto de los derechos humanos.

Ciudad de México

Tras una hora de debate, el Senado aprobó un punto de acuerdo para instar al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés  a que detenga de inmediato la escalada represiva en contra los representantes de la Tribu Yaqui y libere a Mario Luna Romero, acusado de participar en la desaparición de Francisco Delgado Romo.

La senadora del PRD, Dolores Padierna, presentó el punto de acuerdo suscrito por su compañero Alejandro Encinas, la petista Ana Guevara y los priistas sonorenses Ernesto Gándara y Claudia Pavlovich, en el que el Senado demanda la inmediata liberación de Mario Luna Romero y la cancelación de las órdenes de aprehensión que pesan sobre integrantes de la tribu yaqui “en razón de su participación en la lucha por la defensa del agua”. 

Asimismo, se convoca al gobernador Padrés a que instale una mesa de diálogo con la Tribu Yaqui a efecto de encontrar salidas a este conflicto, en la que se garantice el respeto pleno de los derechos humanos.

La senadora relató que el jueves 11 de septiembre, a las 11:40 de la mañana de la Ciudad de México y las 9:40 de Sonora, fue detenido el vocero de la Tribu Yaqui Mario Luna por personas vestidas de civil en cuatro vehículos no oficiales.

Recordó que organizaciones defensoras de derechos humanos  reaccionaron de manera inmediata y demandaron la liberación de Mario Luna, al considerar que la detención se dio dentro de un marco de irregularidad.

Manifestó que varias ONG´s han denunciado que hay una estrategia de criminalización contra la lucha de la Tribu Yaqui en defensa de su agua, ante la construcción y operación del Acueducto Independencia y el propio Luna Romero responsabilizó al gobernador Padrés Elías “de diferentes acciones represivas” por la oposición de los yaquis a ese proyecto. 

“Para ese entonces, 13 de sus integrantes habían sido levantados; sus dirigentes fueron objeto de frecuentes amenazas y, en lo que va del año, aparecieron narcomantas intimidatorias en contra de los inconformes en varias poblaciones de la entidad”. 

En su turno, los priistas Ernesto Gándara  y Claudia Pavlovich señalaron que la detención es consecuencia de falta de negociación, de oficio político y de buena voluntad para tratar y reconocer los derechos de la comunidad yaqui, con la dignidad que se merece.

“Este hecho que a todas luces es evidente y viola los derechos humanos de un compañero sonorense de la comunidad yaqui, Mario Luna Romero, está muy claro y expresado ya a detalle por la Senadora Dolores Padierna”, argumentó Gándara.

Quien acusó que se ha recurrido al uso de la fuerza y la falta de Estado de Derecho, pero sobre todo la falta de transparencia en el ejercicio de la acción penal.

Pavlovich abundó que la lucha de Luna Romero por defender el agua ha pasado por la persecución y criminalización en las instituciones del gobierno de Sonora, que están siendo utilizadas con fines políticos y económicos.

“Los hechos hablar por sí mismos. Fue detenido por personas vestidas de civil, en vehículos no oficiales y su paradero fue desconocido hasta que el Procurador de Justicia dio a conocer el hecho como un suceso mediático, en medio de una crisis de gobernabilidad por opacidad en las tareas públicas del gobierno  estatal”, estableció la legisladora.

En defensa del gobernador, los panistas Héctor Larios y Francisco Búrquez acusaron que los priistas tienen intereses políticos por el inminente proceso electoral que se avecina.

“Me queda claro que en el fondo es un trasfondo de tipo político partidista”, asentó Larios, quien expuso que se libró una orden de aprehensión en contra de un ciudadano mexicano integrante de  la comunidad Yaqui, por acusaciones que le hacen otro integrante de esa tribuna y que aporta elementos de prueba.

Dijo tener videos y fotografías de la esposa de Francisco Delgado, donde la señora acusa que su esposo fue torturado y calcinado.

“¿Qué sucedió en este conflicto interno entre el pueblo Yaqui exclusivamente en la comunidad de Vicam? Que alguien a fin, digamos a la autoridad tradicional opuesto a las acciones de Mario Luna fue secuestrado por varios yaquis encabezados precisamente por Mario Luna.  Y no solamente lo secuestraron, sino que lo ataron a un árbol y lo flagelaron, le impusieron lesiones  aplicando, aduciendo que la tradición yaqui les permitía sancionarlo por estar en contra de la autoridad”.

“La esposa de esta persona presentó, esto sucedió a finales del 2013, presentó una denuncia penal,  se integró la averiguación previa y de ahí  se otorgó por el juez una orden de aprehensión en contra de Mario Luna y de varios. Es una violación entre yaquis  contra yaquis”, narró el sonorense.