Segob minimiza posible deportación masiva de EU

El subsecretario de Migración de la Segob dijo que el gobierno federal no espera que la deportación forzada de paisanos de Estados Unidos a México se incremente en el corto plazo.
El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos destacó que las deportaciones se mantienen “y no son algo a lo que no estemos acostumbrados”.
El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos destacó que las deportaciones se mantienen “y no son algo a lo que no estemos acostumbrados”. (Rick Loomis/Reuters)

Ciudad de México

El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Humberto Roque Villanueva, dijo que el gobierno federal no espera que la deportación forzada de paisanos de Estados Unidos a México se incremente en el corto plazo.

“Tenemos suficiente capacidad instalada institucionalmente hablando (para atender deportaciones) y desde luego de acuerdo a la sociedad civil de la frontera como para tener un número que pueda oscilar entre una cantidad y otra, pero la verdad es que no creemos que en el corto plazo esa deportación forzada pueda subir mucho más allá de lo que actualmente representa”, dijo el funcionario federal.

Entrevistado en el marco de la presentación del libro Migración y Salud, Perspectivas sobre la Población Inmigrante, Roque Villanueva advirtió que sería una tragedia que el próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidiera repatriar a mexicanos y “dejarlos literalmente en el desierto” de no respetarse un acuerdo signado entre los gobiernos de México y Estados Unidos que estipula que se utilizaran 11 puntos fronterizos en los que se realicen las deportaciones –además del aeropuertop de la Ciudad de México-.

Además aseguró que México tiene suficiente capacidad institucional para recibir entre 200 y 600 mil migrantes al año que puedan ser repatriados de Estados Unidos.

 “Eso esperamos ciertamente (que mantenga el acuerdo) porque si no fuera así se volvería caótica la deportación de mexicanos, si se utilizaba como se utilizó en el pasado, toda la línea fronteriza para dejarlos literalmente a veces en el desierto, pues sería una tragedia. Esperamos que se cumpla el compromiso porque conviene a ambas naciones. No cabe duda que tenemos un elemento en común en la frontera que es la seguridad misma de la frontera y consideramos que el gobierno del futuro presidente norteamericano, habrá de considerar muy en serio esta circunstancia”, dijo el subsecretario de Gobernación.

Durante la presentación del libro, el funcionario federal dijo que muchos de los mexicanos que regresaron de Estados Unidos para las fiestas navideñas, traían un mobiliario mayor al usual “lo que nos hace suponer que algunos, reitero, no tenemos un estimado todavía, pensaban ya quedarse en México”, pero señaló que será el Colegio de la Frontera Norte el que pueda cuantificar el tamaño de dicho fenómeno, en un análisis que duraría unos tres meses.

Humberto Roque dijo que lo que más interesa al gobierno de México es reincorporar productivamente a los mexicanos que regresan de Estados Unidos de manera obligada y aseguró que “nosotros estamos estimando que podríamos de momento, pensar en aproximadamente, es lo que nos permiten las cifras que nosotros tenemos, la creación de unos dos mil trabajos al mes”.