"A cualquiera le puede pasar", responde Condusef sobre robo de identidad

El delegado de la Comisión, Raúl Montoya, advirtió que muchas veces son empleados de la misma empresa, quienes aprovechan sus conocimientos para organizarse y obtener recursos.

Monterrey

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) de Nuevo León, reconoció que actualmente los usuarios de banca son vulnerables a los robos de identidad.

Tras darse a conocer una serie de casos donde personas sufrieron suplantación de su identidad, con lo que se solicitó un crédito a su nombre y la situación no ha podido ser resuelta, el delegado de Condusef en Nuevo León, Raúl Montoya, recordó que se trata de una situación que puede afectar a cualquiera, independientemente de sus ingresos, nivel socioeconómico y edad.

Los usuarios son muy vulnerables, apuntó, y esto ocasiona que simplemente en las oficinas locales reciban hasta 100 personas por día que acuden a resolver dudas o quejarse de alguna institución financiera.

En tan solo un mes, la Condusef ha detectado tres casos de robo de identidad en el estado. Y en total, la Condusef delegación Nuevo León atiende a más de 30 mil personas por año, de acuerdo a Montoya.

"Son muy pocos los casos (de robo de identidad) pero muy dolorosos. Nosotros estamos prestando especial atención a los casos, porque nos damos cuenta que la información de las personas es muy vulnerable", lamentó el delegado.

En el caso específico de los afectados por trabajadores propios del banco Santander, como Iván Martínez (a quien se le aprobó un crédito sin su conocimiento de hasta 300 mil pesos), Montoya advirtió que muchas veces son empleados de la misma empresa, quienes aprovechan sus conocimientos, y de los sistemas de seguridad para organizarse y lograr obtener recursos y dinero de clientes que son sujetos a crédito o préstamos.

Lamentó que esta situación haya derivado en un mal historial crediticio de las personas afectadas en el Buró de Crédito, pero aseguró que sólo es cuestión de que el banco reconozca que se trata de una situación de robo de identidad para que se pueda reestructurar la deuda.

Por lo que el delegado de Condusef, que funciona únicamente como entidad mediadora entre el afectado y el banco que prestó el dinero en este caso, recomendó a los usuarios tener precaución con sus contraseñas, datos y tarjetas.

Agregó que es importante también revisar el Buró de Crédito al menos dos veces al año, contratar el sistema de alertas (para saber en el momento cuando alguien externo revisa su historial personal), y contratar servicios de banca en línea que informen sobre todos los movimientos de una tarjeta al usuario.

"A cualquiera le puede pasar. En cualquier institución. Lo mejor es cuidarnos nosotros, tener cuidado de nuestra información", advirtió.