Celebran diputados reunión de padres de normalistas con Peña

El presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, consideró que es normal que los familiares sientan desconfianza de las investigaciones, ya que la policía local está involucrada.
El 29 de octubre de 2014 el presidente Enrique Peña Nieto firmó un documento de 10 puntos con los padres de los 43 normalistas desaparecidos.
El mandatario firmó un documento de 10 puntos en presencia de los padres de los 43 normalistas desaparecidos. (Especial)

Ciudad de México

El presidente de la Mesa directiva de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, así como los coordinadores del PAN y PRD en la Cámara de Diputados, José Isabel Trejo y Miguel Alonso Raya, celebraron la reunión que sostuvo el presidente Enrique Peña Nieto con familiares de los normalistas desaparecidos en Iguala al considerar que con ello el titular del Ejecutivo mostró sensibilidad.

Aureoles Conejo señaló además que es natural que los familiares se sientan insatisfechos por las investigaciones y que muestren desconfianza, ya que la policía local está involucrada en este asunto.

En tanto, el coordinador perredista, Miguel Alonso Raya, dijo que “es una reunión que debió haberse dado desde hace tiempo, que bueno que finalmente se da. Eso es un asunto que ayuda por lo menos a tener comunicación directa, a tomar medidas, a firmar acuerdos”.

Consideró que tras el encuentro  el presidente “tendrá que apretarle” a los órganos del Estrado “porque ya no hay más, los días, las horas, los plazos están agotándose y tiene que en poco tiempo resolver, en unas cuantas horas, en unos cuantos días cuando mucho, resolver lo que resulte de la investigación”.

A su vez, José Isabel Trejo, coordinador de la bancada panista dijo que el presidente Enrique Peña Nieto mostró una postura humana y deseó éxito en los compromisos adquiridos por el titular del Ejecutivo.

Dijo que en este tema “hemos fallado casi todos porque actuamos no tan rápido como quisiéramos. Esta es una experiencia que el va a servir al pueblo mexicano, a la sociedad mexicana para reaccionar mucho más rápido” y negó que este asunto reúna las características para ser calificado como un asesinato de Estado, lo cual, señaló, “es una exageración”.