Confían diputados que Vallejo no sea “moneda de cambio”

Aleida Alavez, hizo votos porque la renuncia de Vallejo no haya sido para evitar la investigación sobre los presuntos vínculos del hijo del mandatario con Los Caballeros Templarios.
Reconocimiento a Octavio Paz en la Cámara de Diputados.
Reconocimiento a Octavio Paz en la Cámara de Diputados. (Jorge Carballo)

Ciudad de México

La vicepresidenta perredista de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez, hizo votos porque la dimisión de Fausto Vallejo a la gubernatura de Michoacán no haya sido “moneda de cambio” para evitar la investigación sobre los presuntos vínculos de Rodrigo Vallejo, hijo del mandatario, con la organización criminal de Los Caballeros Templarios.

El vicecoordinador de los diputados federales de Nueva Alianza, René Fujiwara, calificó a su vez la separación de Vallejo como un acto de responsabilidad con el estado de Michoacán que hoy requiere hoy un gobernador fuerte, mientras la también legisladora Socorro Ceseñas, del PRD, aseguró que la salida del ejecutivo local era un asunto ya “cacareado” desde la designación de Alfredo Castillo como comisionado federal en la entidad.

Alavez demandó a las autoridades llegar hasta las últimas consecuencias en las investigaciones sobre Rodrigo Vallejo, quien presuntamente se reunió con el líder templario Servando Gómez, alias “La Tuta”.

Sostuvo que no existe claridad en los términos de la separación de Fausto Vallejo, pero secundó a quienes piden que esa decisión abone a la pacificación de la entidad y no haya sido pactada con fines de impunidad para el hijo del mandatario.

En entrevista por separado, el neoaliancista René Fujiwara estimó que Vallejo evidenció responsabilidad con su propia salud y también con el estado de Michoacán.

“Yo creo que sí el estado definitivamente requería tener parámetros de mucha claridad de gobernabilidad, pues si bien la intervención del gobierno federal ha sido muy oportuna y ha generado grandes avances con el comisionado Alfredo Castillo, también es cierto que la entidad sí requiere un gobernador fuerte y claridad en sus instituciones para enfrentar la situación que viven los michoacano”, puntualizó.

La perredista Socorro Ceseñas indicó a su vez que el retiro de Vallejo no representa una sorpresa para nadie, pues de hecho él ya no ejercía el mando en Michoacán.

“Era un anuncio ya muy cacareado y también ya muy preparado por el Revolucionario Institucional desde el momento en que nombran como comisionado a Alfredo Castillo, que es muy cercano a Enrique Peña Nieto”, dijo.