Renegociar TLC antes de elección 2018, pide Ross

Entre más nos acerquemos a las presidenciales en México, será más difícil aprobar cualquier cosa, considera el secretario de Comercio de EU.

México

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, sostuvo que las elecciones presidenciales de México son la clave para el calendario de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), al que calificó de "tratado antiguo".

El gobierno mexicano prevé que las negociaciones del TLC arranquen el próximo verano, y de acuerdo con el calendario electoral, las precampañas iniciarán en enero de 2018.

En una entrevista con la cadena CNBC, el secretario de Comercio señaló que "la clave para el calendario (de renegociación del TLC) son las elecciones en México el próximo año, las elecciones presidenciales. Entre más nos acerquemos a las elecciones, será más difícil aprobar cualquier cosa".

Añadió que "en ese sentido se parecen a la situación en Estados Unidos, entre más se acerca una elección presidencial, más difícil aprobar algo".

Hasta el momento el gobierno del presidente Donald Trump no ha formalizado su notificación al Congreso para renegociar el acuerdo, lo que abre un compás de espera de 90 días, además de que el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, no ha sido confirmado por el pleno del Senado.

Mientras, el gobierno mexicano ha señalado que no aceptará una renegociación favorable solo para Estados Unidos, además de que se debe contemplar no solo el tema comercial, sino también los de seguridad y migración.

Al respecto, el aspirante presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador ha señalado que está a favor de la renegociación del Tratado de Libre Comercio, pero con él ya como presidente de México.

En diversas entrevistas, el dos veces ex candidato presidencial consideró poco probable que el TLC sea renegociado pronto, y eso está bien, porque "sería mejor si estamos en el poder".

En tanto, el canciller Luis Videgaray ha dicho que "el acuerdo, ahora que vamos a entrar en una discusión sobre el TLC, las modificaciones que se le hagan deben tener como objetivo importante el generar una ruta de mejoramiento salarial de los trabajadores manufactureros en México".

A su vez, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha expresado que la negociación del TLC incluye no solo el tema comercial, sino también el de seguridad entre los tres países.

"No estaremos negociado por partes, la instrucción es: vamos a hacer una sola negociación, que le sirva por supuesto a Estados Unidos, pero también a nuestro país, que le sirva a México, no vamos a negociar lo económico por un lado, lo de seguridad por otro", dijo el titular de la política interna durante la Asamblea Ordinaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales, el pasado 27 de abril.

El canciller Luis Videgaray anticipó hace unas semanas desde España que se trata de una negociación que "tiene sus tiempos y sus ritmos", para la que México sabe lo que quiere y aseveró que el gobierno de la República está dispuesto a que se modifique el TLC, pero que eso incluye que "el libre comercio siga siendo libre comercio, que no se impongan aranceles ni cuotas, y que sea trilateral también con Canadá".

Sostuvo que la modificación debe incluir sectores económicos no integrados en 1994, y que todo esto "tiene que ser beneficioso para los trabajadores mexicanos, que se refleje en su horizonte salarial, además de que se refuerce la protección de inversiones".

Sobre las recientes palabras del presidente Trump acerca de las negociaciones del TLC, expuso que reflejan impaciencia por el proceso interno estadunidense hacia el inicio de éstas.

"México está listo para negociar el TLC y tenemos extraordinarios negociadores comerciales, ya listos con una visión clara de lo que se quiere", explicó.

"Vamos a enfrentar esto con tranquilidad, con confianza, sin miedo, sabemos de la importancia que tiene Estados Unidos, pero también de la importancia de México para ese país. Sabemos que vamos a llegar a buen puerto, y queremos empezar pronto".

El presidente Donald Trump señaló recientemente que "la renegociación empezará muy pronto. Empieza hoy", y agregó que si es "incapaz de alcanzar un acuerdo justo para Estados Unidos", es decir, "justo para los trabajadores y empresas", entonces sí "finalizará el TLC".

Minimiza divisiones

En este contexto, el secretario de Comercio estadunidense minimizó las divisiones dentro de la administración Trump entre quienes apoyaban para sacar a Estados Unidos del TLC y quienes respaldaron la decisión final del presidente de renegociarlo en busca de un acuerdo satisfactorio.

De acuerdo con reportes de prensa, el primer grupo incluye al estratega presidencial Steve Bannon y al consejero presidencial Peter Navarro, en tanto que en el segundo están Ross, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el yerno del mandatario, Jarred Kushner.

"Lo que la gente no entiende es que el presidente alienta una discusión muy animada dentro de la Casa Blanca y entre la Casa Blanca y el gabinete. En el curso de esa discusión, surgen todo tipo de alternativas. Lo que es desafortunado es que alguien filtró uno de los documentos potenciales", anotó.

Ross dijo en ese sentido apoyar la posición del presidente de renegociar el TLC pendiente de la notificación formal al Congreso.

"Apoyo la postura que ha tomado y creo que es la posición correcta hacia adelante", señaló. "Lo que dijo es que si al final no podemos negociar el acuerdo apropiadamente, pensará en otra alternativa".

El secretario de Comercio consideró que el TLC, en vigor desde 1994, es un acuerdo "antiguo" que requiere ser modernizado.

"Tiene décadas de edad. Ni nuestra economía ni la mexicana ni la canadiense son remotamente similares a lo que eran cuando se firmó el acuerdo. No hay nada de economía digital, hay relativamente poco de economía de servicios y las secciones que tienen algo son claramente obsoletas", agregó Ross.

Desde marzo pasado, Ross declaró estar "ansioso" por iniciar las renegociaciones del TLC para evitar que se compliquen por los tiempos electorales.