Plantea PRI regular las comparecencias

Dentro de la propuesta, se daría facultad a cualquier diputado para hacer la petición para llamar a cuentas a un servidor público desde el Pleno.
Andrés Cantú, legislador priista.
Andrés Cantú, legislador priista. (Especial)

Monterrey

Para regular las comparecencias de funcionarios públicos, el diputado del PRI, Andrés Cantú Ramírez, planteó cambios al reglamento interior del Congreso local.

Dentro de la propuesta, se daría facultad a cualquier diputado para hacer la petición para llamar a cuentas a un servidor público desde el Pleno.

Andrés Cantú, legislador priista, destacó que las reformas propuestas exponen que la petición de solicitar a un funcionario acudir al Congreso tendría que ser aprobada por la mitad más uno de los diputados.

"Una vez que se apruebe la solicitud de comparecencia, se enviara de inmediato la petición realizada para que dentro de las 72 horas siguientes o en la fecha que se haya acordado, se presente el servidor público. De no hacerlo se le apercibirá de nuevo para que se presente", es parte de lo propuesto para el reglamento en la adición al artículo 134 bis.

El diputado priista indicó a su vez que para hacer una solicitud de comparecencia se tendrá que fundamentar con la razón, la hora, lugar, fecha, así como el mecanismo para llevarla a cabo.

"En caso de que alguno de los servidores públicos a que hace referencia este capítulo, no conteste de manera satisfactoria los cuestionamientos y dudas de los diputados integrantes del Congreso, éstos podrán solicitar que a más tardar dentro de los cinco días hábiles siguientes a la comparecencia responda por escrito y remita la información completa u omitida.

"De no hacerlo, previo acuerdo del Pleno se le convocara a una segunda comparecencia, ya sea ante la misma comisión o ante la que designara este", se refiere en la reglas planteadas en su artículo 134 bis II.

El legislador priista argumentó que en caso de que un servidor público no diga la verdad, habría implicaciones legales correspondientes.

"Si llega a echar una mentira, el funcionario que sea, será acreedor a las sanciones correspondientes", afirmó el diputado priista.

La iniciativa del cambio al reglamento fue enviada a la comisión de Legislación y Puntos Constitucionales para su revisión.