Para la ‘chiquillada’, mantener registro será una cuesta arriba

Sin el efecto AMLO que recibieron el PT y el PRD en 2012, sus porcentajes de votación podrían quedar por debajo del 3 por ciento exigido en la nueva Ley Electoral del Estado.

Monterrey

El escenario para los partidos políticos minoritarios en las próximas elecciones intermedias no es nada halagador, pues de tomarse en consideración los resultados de 2009, cuando se renovó la gubernatura, sólo el Partido Nueva Alianza (Panal) conservaría su registro.

Sin el efecto AMLO que recibieron el PT y el PRD en 2012, sus porcentajes de votación podrían quedar por debajo del 3 por ciento exigido en la nueva Ley Electoral del Estado.

El segundo diputado por representación proporcional y la presencia en los ayuntamientos sería la menor de las preocupaciones para los líderes de estos partidos Alberto Anaya y Bernardino Fernández, respectivamente.

Según información estadística de la Comisión Estatal Electoral (CEE), en las elecciones de 2009, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) obtuvo un 2.3 por ciento de los sufragios totales emitidos, con 40 mil 31 votos.

Esto le dio acceso sólo a un legislador de representación proporcional, María de los Ángeles Herrera, y a un monto total de 2 millones 401 mil 992 pesos para operar durante el 2010, el año posterior a las elecciones.

El escenario del partido del Sol Azteca fue mucho más halagador en 2012, cuando la elección presidencial llevó a su candidato, Andrés Manuel López Obrados, al segundo lugar en la votación nacional y con ello consiguió 120 mil 745 sufragios y allegarse poco más 4 millones 551 mil pesos para sus labores partidistas durante el 2013.

En esta ocasión, dos diputados por representación proporcional, Eduardo Arguijo Baldenegro y Erick Godar, entraron a la LXXIII Legislatura y consiguieron una representación de 21 regidores, además de haberse alzado con la victoria en un Ayuntamiento.

Sin embargo, las nuevas reglas del juego, donde se solicita un 3 por ciento de la votación para conservar el registro y un 6 por ciento para obtener la segunda diputación por esta vía, complicarían los resultados para el PRD.

El Partido del Trabajo (PT) se encuentra en una situación similar, en 2009, cuando Rodrigo Medina de la Cruz fue electo gobernador constitucional del estado de Nuevo León, solo consiguieron llevar a las urnas a 44 mil 574 electores, un 2.3 por ciento.

Con la ley anterior, esto fue suficiente para conservar el registro en el estado y además recibir prerrogativas por 2 millones 470 mil pesos durante el año posterior a los comicios.

Le dio acceso sólo un diputado por representación proporcional, el ahora alcalde de Santiago, Homar Almaguer Salazar.

En cambio, durante 2012 también recibió "los beneficios" del 2012 de la votación nacional y la presentación de AMLO y consiguió 102 mil 011 votos, un 5.3 por ciento del porcentaje.

Suficiente para meter a dos diputados en el Congreso y casi 30 regidores de representación proporcional, consiguiendo duplicar sus prerrogativas en el orden de los 4 millones 256 mil pesos.

De entre los partidos "pequeños" sólo hay dos que parecieran no tener tanta presión; el Partido Verde Ecologista Mexicano tendría que coaligarse nuevamente con el PRI y solicitar en el convenio poco más del 3 por ciento para afirmar su permanencia a las prerrogativas del estado.

Por otro lado se encuentra Nueva Alianza, Partido Político Nacional, que en 2009 obtuvo un 5.4 por ciento de los votos, asegurando pos su cuenta propia el registro y consiguiendo dos escaños en el Congreso.

El Panal solo requería elevan su votación .6 por ciento para conseguir su segundo diputado, o bien como le hiciera en 2012, ganar nuevamente el distrito XXIII y con ello asegurarse hasta 3 posiciones como ocurre actualmente.

A diferencia del PRD y el PT, este instituto político ha conseguido incrementar su votación, pues en 2009 logró el 5.4 por ciento, mientras en 2012 llego al 6.1, además de que no ha formado alianzas o coaliciones en el estado.