Se registran priistas entre caos vehicular y tumultos

Los aspirantes a alguna candidatura y militantes priistas abarrotaron la sede estatal del partido y las calles aledañas.
Los grupos de personas invadieron las calles, por lo que se cerraron tres carriles de Pino Suárez.
Los grupos de personas invadieron las calles, por lo que se cerraron tres carriles de Pino Suárez. (Carlos Rangel)

Monterrey

  • El caos vehicular y el acarreo fueron parte de los ingredientes invitados a los registros de precandidaturas a alcaldías y diputaciones locales en la sede del PRI estatal.

Poco después de las 09:00, comenzaron a llegar al cruce de la avenida Pino Suárez y la calle Arteaga cientos de militantes priistas para celebrar a los registros de los aspirantes.

En la avenida Pino Suárez se cerró la circulación de tres carriles cerca del medio día, por lo que al haber sólo dos hábiles, el tráfico fue invitado a la escena.

Aunado a ello, uno de los carriles fue obstaculizado y usado como estacionamiento por varios minutos, al llegar varios camiones privados de los cuales bajaron decenas de priistas.

La circulación en la calle Arteaga, entre Rayón y Pino Suárez también tuvo que ser cerrada debido al tumulto de personas a las afueras de la sede estatal del PRI.

Adentro del Salón Polivalente donde se llevaron a cabo los registros de los aspirantes a las alcaldías del área metropolitana y diputaciones locales empujones, calor y amontonamiento fueron también parte del evento.

Invitados de los aspirantes, militantes priistas y los interesados ingresaban a la sala de registros un espacio donde por minutos era casi imposible respirar, tanto que los interesados en entregar sus papelerías y posteriormente brindar entrevistas se encontraban bañados en sudor.

Los barandales del sótano de la sede estatal del PRI fueron también obstaculizados con gente que acudía a apoyar a los militantes.

Batucadas, sindicatos e invitados especiales fueron parte de quienes se encontraban a las afueras y taparon la vialidad.

Cerca de las 15:00, la Comisión de Procesos Internos del PRI decretó un receso de 25 minutos para continuar con los pendientes, por lo que la Sala Polivalente fue despejada.