Alista Senado reformas al sistema carcelario; dictamen en 80%

La senadora Cristina Díaz dijo que con la Ley Nacional de Ejecución Penal se busca instaurar un sistema homologado de ejecución de sanciones penales que den gobernabilidad a centros penitenciarios.
Archivo Milenio
La senadora Cristina Díaz. (Leonel Rocha/Archivo )

Ciudad de México

El Senado lleva un avance el 80% en la nueva reforma del sistema penitenciario, anunció la senadora priista Cristina Díaz, al señalar que con esta Ley Nacional de Ejecución Penal se busca instaurar un sistema homologado de ejecución de las sanciones penales que le den gobernabilidad a los centros penitenciarios.

De acuerdo a la presidenta de la Comisión de Gobernación, en el dictamen que se redacta junto con las comisiones de Justicia y Derechos Humanos, se están definiendo las reglas que habrán de seguir las autoridades penitenciarias para realizar el régimen de internamiento, ingresos, visitas a estos centros, revisiones personales, traslados y régimen disciplinario.

“En la 63 Legislatura los senadores tendremos que ir de la mano con nuestros compañeros de la Cámara de Diputados, pues no tendría caso si no buscamos las condiciones de un presupuesto que haga viable este nueva Ley Nacional de Ejecución Penal, que formará parte de un andamiaje jurídico necesario para el nuevo sistema penal”, refirió la legisladora.

Explicó que pese al avance del 80% en la redacción, las comisiones siguen trabajando el grupo de trabajo para estar en condiciones en septiembre que arranca el periodo ordinario, de presentar un dictamen ante el pleno y llevarlo de inmediato al pleno.

“Sin embargo, derivado de la complejidad en los asuntos que regula la Ley, nos obliga a no incurrir en premuras para evitar omisiones que dieran por resultado una normatividad incompleta o ambigua, lo que derivaría en la vulnerabilidad del sistema de seguridad penitenciario como es ahora”.

Cristina Díaz dijo que es apremiante enfocarse en esta iniciativa de 197 artículos, en la que se establecen protocolos, procesos y obligaciones en materia de seguridad y funcionamiento del sistema carcelario, lo que ayudará a tener un mejor manejo de las condiciones de internamiento y de aseguramiento de los reos.

“Ello porque el sistema penitenciario tiene graves y grandes problemas en su funcionamiento, y sobre todo que no cumple plenamente con un esquema de reinserción social. Los centros penitenciarios en México se han convertido en ámbitos donde imperan la arbitrariedad, violencia y corrupción. Esto es el resultado de más 15 años de desatención al problema carcelario en el país por parte de los gobiernos y es también generado por la apatía de los ciudadanos, que han preferido no mirar hacia las cárceles”, puntualizó.