«Las reformas estatales ‘antibronco’, retroceso»

La excesiva reglamentación exigida va en detrimento de la calidad de candidatos, dice.
El legislador perredista.
El legislador perredista. (Octavio Hoyos)

México

Los Congresos de Chihuahua, Veracruz, Sinaloa y Tamaulipas van contra la Constitución y la reforma política, al aprobar modificaciones que significan un retroceso en materia de candidaturas independientes, acusó el senador perredista Armando Ríos.

El legislador advirtió que el endurecimiento en los requisitos para las candidaturas independientes “es una muestra de que los partidos están optando por una regresión a los avances democráticos conquistados por la ciudadanía y de que tratan de evitar perder el control de sus miembros”.

Las modificaciones contra estas figuras, señaló Ríos Piter, representan los focos rojos de los partidos, porque son una opción contra la cooptación, decisiones amañadas o el compadrazgo en la elección de candidatos.

En un punto de acuerdo, que se turnó a la Primera Comisión de la Permanente, solicitó que los Congresos de las entidades legislen en materia de candidaturas independientes, con el objeto de mejorar su participación y representación ciudadana en los procesos electorales locales.

Dijo que “las modificaciones que hoy están realizando algunos congresos locales se tienen que combatir desde las diversas trincheras; los políticos progresistas y también los ciudadanos debemos evitar que existan estos intentos de regresión en la vida democrática del país”.

Comentó que la excesiva reglamentación de las candidaturas independientes va en detrimento de la calidad de los candidatos, atenta contra el libre movimiento en el sector político electoral y la voluntad de la sociedad.

El senador consideró que se debe flexibilizar la ley en esta materia y, al mismo tiempo, crear un contexto regulatorio que les dé claridad y certidumbre a las candidaturas independientes, pues “es mejor la competencia bien regulada en cualquier mercado, incluido el político-electoral.”

No obstante, señaló el perredista, esto no tiene que representar una disminución de la capacidad de estas candidaturas para constituir una opción accesible, tampoco que los ciudadanos tengan más dificultades que las que tenga alguien que decida ser candidato por un partido registrado.