Golpista, iniciativa de seguridad de Peña: diputada

La vicepresidenta perredista de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez, dijo que la propuesta abre la puerta a la "cacería de brujas" contra los gobiernos de oposición.
Aleida Alavez, vicepresidenta de la Mesa Directiva en San Lázaro.
Aleida Alavez, vicepresidenta de la Mesa Directiva en San Lázaro. (Tomada de Twitter / @ALEIDAALAVEZ)

Ciudad de México

La vicepresidenta perredista de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez, calificó de golpista y represiva la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para disolver los ayuntamientos infiltrados por el crimen organizado.

Sostuvo que la propuesta atenta contra el municipio libre y el pacto federal, además de abrir la puerta a la aplicación de la ley con tintes políticos y a la "cacería de brujas" contra los gobiernos de oposición, al dejar a la interpretación de la Fiscalía General y de la Secretaría de Gobernación la atribución de señalar qué municipios pueden ser intervenidos.

Alavez advirtió por ello que el proyecto de reformas constitucionales no es más que el pretexto para intervenir en la vida interna de los municipios, porque solo focaliza el problema y evade abordar lo que pasa en el resto de los órdenes de gobierno.

"No es posible que intenten secuestrar municipios con este tipo de problemas y no ataquen lo que pasa en los gobiernos estatales y federal, que también han sido infiltrados, y con este tipo de medidas lo único que demuestra la propuesta es un interés malsano de intervenir a los gobiernos municipales y dejarles el papel de meros administradores".

Según dijo, " a este gobierno le falta capacidad para atender y resolver un problema nacional que está costando mucho al país; no vemos iniciativas serias, solo ocurrencias para tratar de acallar el malestar social que se extiende por todo el país".

La legisladora del PRD demandó "medidas serias, sin tintes totalitarios, así como respeto absoluto al municipio libre y al pacto federal".

Agregó que la iniciativa presentada por el Ejecutivo ante el Senado es, además, privativa y represiva, porque atenta contra el espíritu reformador del Constituyente de 1917, con consecuencias nefastas para los mexicanos.

En un comunicado, la diputada federal indicó que la creación de un mando único de policía, como autoridad intermedia, está prohibida por la Constitución, atenta contra la autoridad municipal y su esfera de competencia en seguridad pública y lo convierte en un ente administrador y de servicios, supeditando la seguridad de los ciudadanos al régimen estatal.

Calificó de esa forma como inviables las reformas a los artículos constitucionales 46 y 76 y 119, porque en ninguno de los casos se otorgan facultades al secretario de Gobernación para solicitar al Senado de la República la intervención de un municipio; en todo caso, añadió, el único que podría hacerlo sería el titular del Ejecutivo Federal, de acuerdo con el artículo 80 constitucional.

"Si la intención de Peña Nieto fuera hacer justicia y ceñirse al mandato de la nación, debería apoyar la iniciativa de revocación de mandato, presentada por diputados de Izquierda Democrática Nacional, para que presidentes municipales, síndicos, regidores, gobernadores, jefes de Gobierno y delegacionales y hasta el Presidente de la República se sometan al escrutinio del pueblo y éste decida si deben permanecer en puestos en los que los colocó el mandato popular", remató Aleida Alavez.