¿Qué es la reforma política del Distrito Federal?

La reforma política del DF busca darle mayor autonomía al gobierno capitalino y garantizar la conformación de una asamblea constituyente para que la Ciudad de México tenga su propia Constitución.
Así luce el Zócalo capitalino con los elementos de producción de 'Spectre'.
Zócalo capitalino. Archivo. (CuartOscuro)

Ciudad de México

La reforma política del Distrito Federal implica la modificación a diversos artículos de la Constitución para que la Ciudad de México tenga atribuciones como lo tienen los estados de la República, garantizando su carácter de capital del país y sede de los Poderes de la Unión.

¿Qué busca la reforma?

El objetivo fundamental de la reforma que se aprobó en el Senado es establecer a la Ciudad de México como una entidad federativa con autonomía propia que pueda dictarse su propia Constitución.

¿Qué garantiza la reforma?

Los titulares e integrantes de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial de la Ciudad de México tendrán las mismas responsabilidades que los titulares e integrantes de los tres poderes en los estados.

La reforma garantizará que a la capital del país se le conozca como Ciudad de México, una entidad federativa más en vez de Distrito Federal.

La reforma también garantiza igualdad en su autonomía y gobierno, pues se suprime la atribución con la que actualmente cuenta el Senado para designar al titular del gobierno del Distrito Federal en caso de ausencia o remoción.

¿En qué beneficia la reforma al jefe de Gobierno?

Con la reforma se otorga al jefe de Gobierno de la Ciudad de México la facultad de indulto a los reos sentenciados por delitos del orden común.

El Presidente conservará el mando de la fuerza de la capital, pero el jefe de Gobierno nombrará directamente al secretario de Seguridad Pública.

El jefe de Gobierno tendrá la facultad exclusiva de enviar un proyecto de Constitución, el cual podrá ser modificado por los integrantes de la asamblea constituyente.

¿Qué cambia en las delegaciones?

Con la reforma las 16 delegaciones se transformarán en alcaldías y contarán con concejales para la toma de decisiones, entre ellas las presupuestales y de ejecución del gasto.

La Constitución de la Ciudad de México establecerá las facultades de los concejales, obligaciones y requisitos de elección.

¿Cómo se elaborará la Constitución de la Ciudad de México?

La Constitución será elaborada por una Asamblea Constituyente de 100 integrantes que entrará en funciones en septiembre de 2016.

Para conformar esa Asamblea Constituyente el Instituto Nacional Electoral organizará una elección para el primer domingo de junio de 2016 en la cual podrán participar candidatos postulados por los partidos o independientes –que reúnan los requisitos como firmas de apoyo ciudadano.

Dependiendo el porcentaje de votos será el número de constituyentes que tendrá cada partido

En la elección de junio de 2016 los ciudadanos elegirán a 60 integrantes de dicha asamblea.

Los 40 constituyentes restantes serán elegidos: 6 por el jefe de Gobierno, 6 por el Presidente, 14 por el Senado y 14 por la Cámara de Diputados.

¿Se requerirán más recursos para la Ciudad de México?

La reforma faculta al Congreso de la Unión para elaborar un bono de capitalidad, en el que se reconocen los costos de la ciudad capital que deberán ser compartidos por la federación.

Se requerirá mayor presupuesto para las alcaldías al incorporar concejales y para los honorarios de los integrantes de la asamblea constituyente que cobren un sueldo (no todos cobrarán).

¿Qué cosas no cambiarán?

Se mantiene la exención que tienen los inmuebles federales ubicados en la Ciudad de México para el pago del impuesto predial.

El esquema de deuda pública de la Ciudad se mantendrá igual, siendo el titular del Ejecutivo federal quien informe al Congreso de la Unión sobre el ejercicio de los recursos de la deuda pública.