Agentes extranjeros armados, riesgo para la seguridad: PRD

El líder de la fracción perredista en San Lázaro, Miguel Alonso Raya, acusó que la reforma a la ley de armas busca legitimar la actuación de servidores extranjeros en tareas de seguridad.
El perredista Miguel Alonso Raya.
El perredista Miguel Alonso Raya. (Nelly Salas/Archivo)

Ciudad de México

El líder parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, alertó sobre el riesgo para la seguridad nacional que significaría autorizar la portación de armas a los agentes extranjeros en territorio mexicano, tal como lo prevé la reforma a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos que esta semana se votaría en el Palacio de San Lázaro.

El proyecto aprobado ya por el Senado de la República considera la expedición de permisos para portar armas de fuego a servidores públicos extranjeros y residentes permanentes, y se plantea además otorgar a los agentes foráneos de migración y aduanas un permiso temporal con duración de seis meses y posibilidad de renovarlo.

"Para el PRD esto es grave, particularmente en el caso de miembros de las agencias de Estados Unidos que se han caracterizado por su poco respeto a los derechos humanos y el uso excesivo de la fuerza, incluso letal", puntualizó Alonso Raya.

Adicionalmente se propone autorizar permiso de portación de armas a los agentes de seguridad de jefes de Estado, ministros o equivalentes, mismos que tendrían una duración exclusiva durante el tiempo que dure la comisión.

El coordinador de la bancada perredista sostuvo por ello que, más allá de facilitar y agilizar el tránsito de mercancías y los flujos migratorios, "claramente se busca legitimar la actuación de agentes extranjeros en nuestro territorio, en el contexto de su participación más activa en las tareas de seguridad en ambos lados de la frontera con Estados Unidos".

Recordó que en años pasados se ha dado cuenta de casos en que elementos extranjeros de diversas agencias de seguridad y de inteligencia de Estados Unidos han sido identificados con el uso de algún tipo de armamento en territorio nacional.

"En los hechos, situaciones como las previamente señaladas hacen difícil circunscribir que la portación se limite a este tipo de servidores públicos extranjeros y que podría servir para operaciones encubiertas, sin el pleno conocimiento de las autoridades mexicanas, transgrediendo con ello nuestra soberanía y seguridad nacional", insistió.

En un comunicado, el diputado federal del PRD calificó así de "absolutamente desproporcionada" la pretensión de autorizar la portación de armas de fuego a servidores públicos extranjeros y puso en entredicho los mecanismos de control, así como las restricciones que se les impondrán, dado que éstas no se establecen en la minuta del Senado de la República y se dejan abiertas a negociación en los acuerdos respectivos, como en el caso del Operativo Rápido y Furioso.