Promulga el Ejecutivo la reforma energética

El mandatario considera que la sociedad mexicana dio el gran paso que se requería para superar mitos y tabúes, con lo que además se reunirá dinero para los tiempos difíciles.
El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el viernes 20 de diciembre la reforma energética, de la cual dijo se logró tras superar “mitos y tabúes”. El próximo año deberán discutirse las leyes secundarias de la misma.
El mandatario federal, flanqueado por los líderes de la Cámara de Diputados y el Senado. (Jorge Carballo)

México

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó la reforma energética en una ceremonia breve en el Palacio Nacional en la que consideró que con ello México entra a una nueva historia.

Con la presencia de gobernadores, secretarios de Estado y los dirigentes políticos de PRI y Partido Verde, el mandatario se comprometió a presentar en breve las iniciativas de las leyes secundarias para hacer más efectiva la reforma.

Celebró que con lo aprobado se contará con más recursos para aprovechar la explotación y exploración de los yacimientos.

"Con la reforma, el país contará con más recursos financieros del sector privado y tecnologías de punta para aprovechar sus vastos recursos energéticos sin endeudar al país. Gracias a la reforma aumentaremos la producción de petróleo y gas, y lograremos tasas de restitución de reservas probadas superiores a 100 por ciento", explicó.

Los oradores fueron los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, quienes expusieron la importancia de la medida tomada.

Ricardo Anaya, presidente de San Lázaro, admitió que, después de comparar los esquemas con otros países, "no tenemos lo que queremos" debido a que el modelo de monopolio público se encuentra agotado.

A pesar de celebrar los logros, advirtió que aún quedan temas pendientes y que se requiere de determinación para concretarlos exitosamente. El primero es aplicar verdaderamente la reforma en un esquema de transparencia eficiente y el segundo reto es que las medidas legisladas, verdaderamente se apliquen en beneficio de la economía.

Después de las intervenciones de los legisladores, el presidente Peña Nieto aseguró que lo aprobado es una de las reformas más audaces para el desarrollo de México y lo seguirá siendo en los siguientes años. Por ello, aseguró que se reflejará con la propuesta de las reformas secundarias que, dijo, tendrán el mismo espíritu.

Consideró que la sociedad mexicana dio el gran paso que se requería para superar mitos y tabúes con lo que además se reunirá dinero para los tiempos difíciles.

"Es una de las reformas más trascendentes de las últimas cinco décadas que ayudará a México a enfrentar con éxito los retos del siglo XXI. Es una reforma que mantiene y asegura, la propiedad de la nación sobre Pemex, CFE, los hidrocarburos y la renta petrolera, al tiempo que abre nuevas oportunidades para el país", dijo.

Después, durante la 35 sesión del Consejo Nacional de Seguridad, un manifestante reclamó al presiente Peña Nieto no haber realizado consulta sobre la reforma energética, promulgada luego del aval de los Congresos locales.

El joven Daniel Blázquez Aguilar aprovechó una pausa durante el discurso del Presidente para ponerse de pie desde la zona de prensa y reclamar: "Oye, oye, ¿por qué no nos consultaste la reforma energética?", lo que provocó que Peña Nieto guardara silencio por un momento.

Enseguida, el jefe del Ejecutivo continuó hablando y después una serie de aplausos de secretarios de su gabinete acallaron los gritos que seguía lanzando el joven, quien insistió con la protesta y aseguró que estaba ejerciendo su derecho de libertad de expresión.