Perfilan 'piso parejo' para la IP y Pemex

La intención es que la petrolera pague los mismos impuestos que las firmas privadas y aporten igual porcentaje al Fondo Mexicano del Petróleo.
La ley de hidrocarburos propone que a partir del ejercicio fiscal 2015, Pemex esté sujeto a la ley del ISR.
La ley de hidrocarburos propone que a partir del ejercicio fiscal 2015, Pemex esté sujeto a la ley del ISR. (Claudia Guadarrama)

México

El gobierno federal y el Congreso de la Unión debaten hoy modificaciones a la iniciativa de reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para que Petróleos Mexicanos compita en condiciones equitativas con empresas petroleras privadas tanto nacionales como extranjeras.

De acuerdo con funcionarios federales y legisladores involucrados en la negociación, la modificaciones a la iniciativa presentada por el Poder Ejecutivo pretenden dejar en claro que tanto las petroleras privadas que lleguen al país como Pemex paguen la misma cantidad de impuestos y tengan el mismo porcentaje de aportación para el Fondo Mexicano del Petróleo.

A decir de los negociadores, se está buscando que mediante las adecuaciones a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, así como a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, los impuestos que Pemex y sus subsidiarias pagan al gobierno federal estén en las mismas condiciones que las impuestas a las empresas privadas que establezcan contratos con el Estado mexicano.

En la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos se incluye un artículo segundo en el cual se establece que "a partir del ejercicio fiscal 2015, Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios estarán sujetos a la Ley del Impuesto Sobre la Renta".

Por lo pronto, los diputados analizarán y discutirán este viernes la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y de la Ley General de Deuda Pública a fin de ajustarlas a la nueva regulación, en la cual busca un régimen especial presupuestario y de deuda para Pemex y CFE, así como regular el destino de los recursos que ingresen al Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (Fondo Mexicano del Petróleo) derivados de las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.

El llamado Fondo Petrolero tendrá como función recibir todos los ingresos, con excepción del ISR, que correspondan al Estado mexicano derivados de las asignaciones y contratos. Una vez que se cubra las aportaciones cercanas a 4.7 por ciento del PIB que tiene por obligación Pemex cada año, se destinará los recursos sobrantes al ahorro de largo plazo.

Además se propone la incorporación de un nuevo título quinto bis a la Ley de Presupuesto en el que se establezca que Pemex y CFE gozarán de autonomía presupuestaria y solo estarán sujetas al balance financiero y al techo de gasto de servicios personales que apruebe el Congreso de la Unión, a propuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al ejercer el presupuesto de manera autónoma, la iniciativa prevé que las empresas productivas subsidiarias ejercerán su presupuesto directamente sin requerir autorización de la SHCP, al mismo tiempo se propone incorporar un régimen especial de transparencia, a fin de garantizar el acceso a la información relacionada con los recursos de las empresas productivas del Estado.

En ese sentido, fiscalistas y especialistas en el sector aseguran que ese nuevo esquema permitirá que la empresa sea rentable.

El director de Bettinger Asesores, Herbert Bettinger, y Luis Miguel Labardini, analista de Marcos y Asociados, coincidieron en que ni el nuevo régimen fiscal ni los dividendos tendrán esos efectos adversos que prevé la izquierda, ya que la carga fiscal de Pemex se aligerará en los próximos 10 años hasta 14 puntos porcentuales.

Si bien será un proceso que le llevara tiempo a la petrolera, es correcto; "se transforma a Pemex en una empresa rentable, con un régimen fiscal equitativo y agradable que le permitirá tener más liquidez para hacer frente a sus necesidades, pero también debe cumplir con su obligación como empresa, patrón y contribuyente", dijo Bettinger.

Dividendo

-La ley de Pemex dictamina que el dividendo estatal para el ejercicio fiscal 2016 será, como mínimo, equivalente a 30 por ciento de los ingresos después de impuestos que genere la petrolera y sus subsidiarias. Se reducirá para los siguientes ejercicios hasta alcanzar 15 por ciento en 2021 y 0 por ciento en 2026.

-A partir de 2027, la Secretaría de Hacienda, considerando las utilidades, determinará la propuesta de monto que Pemex deberán entregar al gobierno federal como dividendo estatal.