Romero y Sansores: discusión y beso en el Senado

La petista le reprochó al priista su ausencia en el debate sobre el dictamen energético de la Ley de Pemex.
Los senadores limaron asperezas.
Los senadores al final del debate. (Cortesía)

Ciudad deMéxico

El líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, y la senadora del PT Layda Sansores sostuvieron un encuentro que terminó en un beso público del priista a la petista, quien desde la tribuna lo acusó de haberse convertido en "el escapista" de la reforma energética.

A punto de concluir el debate del dictamen de la Ley de Pemex y de la CFE, que regulan las relaciones de los trabajadores con la nueva empresa productiva, Sansores cuestionó la ausencia de Romero Deschamps en la defensa de los derechos de los trabajadores y subrayó que el agregado que se hizo hoy a los dictámenes llegó como "los duendes" y hasta estaba pactado que no se discutiera.

"Hoy llegaron un tanto antes y no puede uno negarse porque son modificaciones adecuadas, que justamente había denunciado esta tarde, cómo había esta asimetría que se daba a los trabajadores de Luz y Fuerza y el que se da a los trabajadores de Pemex. Qué bueno que esto se corrigió, creo que me escucharon los señores del Ejecutivo que andan aquí afuera, pero bueno, si no fue el señor Romero Deschamps no sé quién fue, pero este señor nunca dijo que él estaba luchando por este punto que es sustancia", expuso desde tribuna.

Vestida con un uniforme del SME, incluida una gorra, la campechana remarcó que Romero se ha convertido en "el escapista" y en estos momentos que "otra vez ya se fue; hace un ratito estaba muy atento, va a venir cuando sea la hora de votar, pero si lo tienen muy cuidadito".

Cuando concluyó su intervención, Sansores se dirigió a su escaño, donde la atajó el líder priista Emilio Gamboa, quien le dijo: "Ya te lo traje", y de pronto el líder sindical reingresó al salón de plenos para acercase a la senadora, con quien conversó cerca de dos minutos, lo que generó un alboroto que distrajo hasta al presidente de la Mesa Directiva, Raúl Cervantes, quien leía las últimas modificaciones al dictamen debatido.

Cervantes pidió silencio, pero el líder gremial continuaba en la charla que era observada por el ecologista Pablo Escudero y los petistas Marco Velázquez y David Monreal. Antes de retirarse, tomó de los hombros a la senadora y le plantó un beso en la mejilla derecha.

En entrevista, Layda Sansores dijo que le cuestionó a Romero por qué no había ido a defender a los trabajadores. Además, mencionó que el líder petrolero le quiso cobrar un favor al recordarle que él la apoyó para que fuera candidato Guillermo del Rio Ortegón, lo que ella refutó al señalar que "no era a mí, ese señor estaba en la esquina de enfrente".