Esquemas de inversión privada que aprobó el Senado

Miriam Grunstein, especialista en temas energéticos explica las diferencias entre los distintas formas de contratación que permitiría la reforma energética.
Instalaciones de Pemex. Archivo.
(Especial )

Ciudad de México

La reforma energética aprobada en el Senado de la República abre la posibilidad para que el Estado implemente diversas modalidades de contratación con particulares, que podrán ser: de servicios, de utilidad o producción compartida, o de licencia.

Para  Miriam Grunstein, especialista en temas energéticos y catedrática del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), el esquema de licencias es lo mismo que las concesiones, sólo con otro nombre, explica Miriam Grunstein, especialista en temas energéticos y catedrática del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE),

 “En principio las licencias y la concesiones son lo mismo, la definición más elemental es que en las licencias, los transitorios dicen que van a recibir el crudo a cambio de regalías”, dijo Grunstein.

La especialista explicó que para aplicar este esquema, primero, se debe calcular el volumen de producción del yacimiento y  los ingresos que se obtendrán por la comercialización de ese petróleo.

Pemex estará obligado, con este esquema, a entregar al particular un porcentaje, previamente acordado, de dichos ingresos.

La académica señala que la diferencia entre las concesiones y los contratos petroleros, radica en que en la primera, las empresas son dueñas de la infraestructura con que se opera, mientras que en la segunda esto pertenece al Estado; en ambos casos la empresa asume todos los riesgos.

Los contratos y las licencias serán otorgados para exploración y producción; la reforma no limita a cuánto tiempo se pueden extender estas modalidades entre la empresa y el Estado.

Concesiones y licencias

Las empresas pueden obtener la concesión directa o por licitación pública internacional. Cada empresa ocupará bloque que se le asigne, es dueño de su infraestructura y asume todo el riesgo, según lo acordado en el contrato.

Los artículos transitorios indican que las ganancias que obtiene la empresa, a través de este esquema, son de carácter económico, después de que Pemex comercializa el crudo.

Contratos de producción o utilidad compartida

El operario tiene un contrato celebrado con el Estado -no con Pemex-; mientras dura el contrato el operario es dueño de la infraestructura, cuando termina ésta pasa a manos del Estado.