Faltan energías renovables en reforma

Ambientalistas consideran que los planteamientos de la reforma energética perjudicarán al medio ambiente.
Trabajos de perforación.
Trabajos de perforación. (Archivo Histórico de Pemex)

Ciudad de México

Para los ambientalistas la reforma energética perjudicará al medio ambiente al no incluirse en ella energías renovables y porque propone continuar con políticas de extracción de combustibles fósiles.

Raúl Estrada, director de comunicación de Greenpeace México, aseguró que la reforma energética está "sumamente disminuida" porque no contempla energías renovables como el aprovechamiento del viento y el sol.

"Esta es la reforma energética que México no necesita porque está orientada a continuar la explotación de combustibles fósiles: petróleo, carbón, de gas... Creemos que es una reforma energética que está completamente desconectada de los objetivos de México a nivel internacional para realmente fomentar la disminución de gases de efecto invernadero", dijo.

Para Estrada la reforma solo se ocupa del aspecto económico, pero carece de un análisis de cómo sus efectos van a repercutir en la población.

A pesar de que los artículos transitorios del dictamen de la reforma incluyen el cuidado del medio ambiente y el fomento a la sustentabilidad de la propuesta, a Greenpeace le preocupa cómo esas propuestas se traducirán en programas gubernamentales.

"Cómo se traduce en programas gubernamentales que tengan presupuesto específico para que cumplan su objetivo... Hacia 2014 cuando se estén analizando las leyes secundarias cómo va a ser posible que se aterrice a los gobiernos locales y se pongan en operación (esos programas)".

Estrada puso como ejemplos para México a Alemania y a España en el uso de energía solar y consideró que México debería transitar hacia esos modelos para que "desde el ámbito gubernamental se impulse el aprovechamiento sustentable del uso de energía".

Para Greenpeace la participación de particulares en el sector energético mexicano no hará la diferencia, porque existen "claros ejemplos de empresas privadas internacionales que han sido poco responsables con el medioambiente, está Shell, Gasprom, British Petroleum".

Contaminación del agua y el shale gas

Para los ambientalistas la reforma energética fomenta la explotación de gas shale, a través de la técnica de fracking.

Aroa de la Fuente, investigadora de Fundar Centro de Análisis –perteneciente a la Alianza Mexicana contra el Fracking- dijo que México debería prohibir esta técnica para la extracción de hidrocarburos por el uso de químicos contaminantes en el proceso.

De la Fuente dijo que "debido a la tecnología que se utiliza, es muy complicada la extracción y sólo se puede recuperar entre un 5 y un 10 por ciento del recurso".

Para Fundar, Centro de Análisis esto es muy inferior al 75 y 80 por ciento que se recupera en la extracción del gas convencional.

"La reforma energética plantea mucho la explotación de gas shale y también en aguas profundas para aumentar explotación de hidrocarburos y disminuir la importación de gas, argumentando que Pemex no tendrá la capacidad para explotar ese recurso tan complejo", dijo.

Además, De la Fuente aseguró que en cada pozo que se hace para la extracción de gas shale, se consumen entre 9 y 29 millones de litros de agua, cantidad que, dijo, "pondría en riesgo el derecho de los mexicanos de acceso al agua".

De la Fuente planteó que este tipo de recursos energéticos deberían plantearse hasta que podamos hacerlos renovables y mientras eso se logra, desde ahora se debería empezar a invertir recursos públicos en producir energía renovable".

"Para qué vamos a estar invirtiendo en un recurso natural no renovable con fuertes impactos ambientales, efectos de efecto invernadero y muy caros cuando podemos empezar a invertir en otro tipo de tecnologías mucho más sustentables y más sostenibles en el mediano y largo plazo", dijo.