Contratos de 'todo tipo' a la IP para el petróleo

Modifican los senadores el dictamen de reforma energética; la Comisión Nacional de Hidrocarburos podrá ampliar más la apertura al sector eléctrico.
Cerca de la medianoche, los senadores perredistas desplegaron una gran manta en la que expresaban su rechazo al proyecto energético.
Cerca de la medianoche, los senadores perredistas desplegaron una gran manta en la que expresaban su rechazo al proyecto energético. (Daniel Cruz)

México

El Senado presentó modificaciones de última hora al dictamen de reforma energética aprobado en comisiones, el cual abre la posibilidad de entregar todo tipo de contratos a la iniciativa privada para la explotación de petróleo, que se habían limitado a los contratos de utilidad, producción compartida o de licencia, al establecer que ahora ya no podrán, sino "deberán" ser estas modalidades "entre otras".

En ese sentido, el senador panista Ernesto Cordero declaró ayer en entrevista radiofónica que las licencias contenidas en el decreto son, en los hechos, concesiones. El ex secretario de Hacienda aseveró que "las concesiones son equivalentes a los contratos de licencia, puesto que dan certidumbre a inversionistas".

Además, los cambios prevén que aquellas empresas mineras que tengan concesiones vigentes a la entrada en vigor de este decreto sí puedan explorar y extraer gas asociado a los yacimientos de carbón, dado que se elimina esa restricción del artículo 8 transitorio.

Sin pasar a discusión en comisiones, el nuevo articulado modifica los artículos 25, 27 y 28 constitucionales y 13 transitorios, de los que se eliminan el retiro a los subsidios a la gasolina y la luz, así como el párrafo segundo del artículo 7 transitorio, que obligaba a México a sujetar su sector energético "a lo dispuesto en los tratados internacionales".

El nuevo articulado de la reforma perfila más recursos para los estados —en su mayoría gobernados por el PRI— a través del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y Desarrollo, del cual también se tomará 10% para fondear el nuevo sistema de pensión universal que aún se discute en el Senado.

Entre los cambios acordados por legisladores de PRI y PAN, se eleva de 60 a 90 días el plazo fijado a Pemex y la Comisión Federal de Electricidad para que, siendo ya empresas productivas, acrediten que pueden obtener una asignación.

Se establece que Pemex y la CFE tendrán ahora hasta dos años para convertirse en empresas productivas, mientras que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) tendrán que coordinarse para la entrega de contratos y permisos.

La iniciativa privada nacional podrá participar en los casos de "proveeduría para la ejecución de las asignaciones y contratos a que se refiere el presente decreto. La ley deberá establecer mecanismos para fomentar la industria nacional en las materias de este decreto".

Las modificaciones al dictamen —que se votarían hoy por la madrugada— definen los lineamientos para que, en la ley, la Comisión Nacional de Hidrocarburos pueda ampliar aún más la apertura al sector eléctrico.

Se define que a la CRE le corresponderá la regulación y el otorgamiento de permisos para la generación, así como las tarifas de porteo para transmisión y distribución.

Por lo que toca a los contratos que se otorgarán a los inversionistas en toda la cadena petrolera, las comisiones de Estudios Legislativos y de Puntos Constitucionales presentaron ayer al pleno modificaciones solo con la firma de los presidentes de éstas: Raúl Gracia, Enrique Burgos y David Penchyna.

El nuevo texto

Aunque en el pasado dictamen se limitaban los contratos a cuatro modalidades, en el nuevo texto se dice que serán otros más, al establecer: "Dentro de los 120 días naturales siguientes a la entrada en vigor del presente decreto, el Congreso de la Unión realizará las adecuaciones que resulten necesarias al marco jurídico, a fin de hacer efectivas las disposiciones del presente decreto, entre ellas, regular las modalidades de contratación, que deberán ser, entre otras, de Servicios, de Utilidad o Producción Compartida o de licencia, para llevar a cabo, por cuenta de la nación, las actividades de exploración y extracción del petróleo y de los hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, incluyendo las que puedan realizar las empresas productivas del Estado con particulares, en términos de lo dispuesto por el artículo 27 de la Constitución".

Aunque el artículo 27 establece que no se entregarán concesiones tratándose del petróleo y de los hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, el perredista Luis Sánchez dijo que esta modificación confirma la posibilidad de entregar abiertamente concesiones, que ya son equivalentes en las licencias.

Los cambios al 27 también comprenden al sector eléctrico, al determinar que el Estado podrá entregar contratos a los particulares para participar en todos los servicios, excepto planeación y control del sistema, así como el servicio público de transmisión.

En el artículo 3º transitorio se fijan plazos para que Pemex deje de ser un monopolio y pase a ser una empresa productiva, definición que no se contenía en el anterior dictamen.

"La ley establecerá la forma y plazos, los cuales no podrán exceder dos años a partir de la publicación de este decreto, para que los organismos descentralizados denominados Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad se conviertan en empresas productivas del Estado".

Se modificó el artículo 6º transitorio, donde se elimina que la Secretaría de Energía (Sener) adjudique a Pemex las asignaciones de contratos, sino que será la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Además, aunque en el anterior dictamen no se fijaban plazos, la nueva redacción dice que Pemex tendrá solamente 90 días para acreditar que cuenta con las capacidades técnicas, financieras y de ejecución necesarias para explorar y extraer los hidrocarburos de forma eficiente y competitiva.

El artículo 11º en materia de subsidios fue eliminado y sustituido por otro en materia de electricidad, en el que se establece que "dentro del plazo previsto en el transitorio 4º del presente decreto, el Congreso de la Unión realizará las adecuaciones al marco jurídico a fin de regular las modalidades de contratación para que los particulares, por cuenta de la nación, lleven a cabo, entre otros, el financiamiento, instalación, mantenimiento, gestión, operación y ampliación de la infraestructura necesaria para prestar el servicio público de transmisión y distribución eléctrica, en términos de lo dispuesto en este decreto".

Subsidios

La propuesta de que el Congreso elimine los subsidios generalizados a las gasolinas, gas y electricidad generó críticas en las redes sociales hacia el PRI y al presidente Enrique Peña Nieto, porque no fue una propuesta de campaña.

En el dictamen presentado ayer, el párrafo del artículo 11º transitorio fue eliminado. La propuesta decía: "El Ejecutivo Federal propondrá al Congreso de la Unión un programa de substitución de subsidios generalizados por subsidios focalizados en los insumos energéticos".