Aprueba Senado en lo general tercer dictamen

El tercer dictamen contiene la Ley de Pemex y CFE, empresas que de acuerdo a lo avalado tendrán autonomía en su administración y operación.
Votación de legisladores durante la sesión de la Comisión Permanente, donde se aprobó el periodo extraordinario para discutir las leyes secundarias en materia energética.
Archivo (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El Senado aprobó en lo general, con 89 votos a favor y 27 en contra, el tercer dictamen que contiene la Ley de Pemex y CFE, en una discusión de seis horas y respetando el acuerdo que se votara a las 19:00hrs.

De acuerdo a lo avalado, Pemex y CFE tendrán autonomía en su administración y operación. También se determina un régimen especial de remuneraciones tanto para directivos como para trabajadores.

Destaca que el gobierno federal, en representación del Estado pasa a ser propietario y deja de ser administrador.

En nombre de la Comisión de Energía, el senador David Penchyna, aseguró que la reforma energética y sus leyes secundarias no desmantelarán a Petróleos Mexicanos ni a la Comisión Federal de Electricidad, sino al contrario, las harán más competitivas y seguirán siendo de los mexicanos .

En Tribuna, explicó que la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos contarán con un régimen especial que incrementará su competitividad, conforme a las mejores prácticas internacionales.

"Como empresas productivas del Estado, Pemex y CFE se fortalecen, tendrán autonomía presupuestaria y estarán sujetas sólo al balance financiero y al techo de servicios personales, que proponga la Secretaría de Hacienda al Congreso de la Unión", añadió.

La Ley de Pemex establece que sus actividades serán la exploración, extracción, recolección, refinación, transformación, transporte, venta y comercialización de hidrocarburos, entre otras y las podrá realizar en asociación con empresas subsidiarias y filiales y con el sector privado, refirió el priista.

En lo que se refiere a la Comisión Federal de Electricidad, explicó, tendrá por objeto prestar el servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica, y podrá llevar a cabo las actividades de generación y comercialización de electricidad, la importación, exportación, transporte y almacenamiento, compra y venta de gas natural, carbón y cualquier otro combustible.

Detalló que el Consejo de Administración de Pemex contará con 10 integrantes: el titular de la Secretaría de Energía lo presidirá, tendrá el voto de calidad que le corresponde al Estado y completarán dicho consejo, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; tres consejeros del Gobierno Federal, designados por el Ejecutivo, y cinco consejeros independientes.

Por su parte, dijo, el Consejo de Administración de la CFE tendrá también 10 integrantes. El titular de la Sener lo presidirá y tendrá voto de calidad el titular de Hacienda y Crédito Público, tres consejeros federales, designados por el Ejecutivo, y cuatro consejeros independientes, designados por el Ejecutivo federal y ratificados por esta soberanía, además de un consejo, designado por los trabajadores de CFE y sus empresas subsidiarias.

Respecto a las modificaciones a la Ley Federal de las Entidades Paraestatales a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y a la Ley de Obras Públicas y Servicios, David Penchyna, mencionó que éstas contribuirán al proceso de fortalecimiento de las Empresas Productivas del Estado.

Durante el debate, las bancadas del PRD y PT cuestionaron el modelo que se otorga a Pemex y CFE, que introduce cambios en su estructura y organización para convertirlas en empresas productivas del Estado sujetas a la participación de capitales extranjeros en la producción, venta y distribución de energía e hidrocarburos.

De los 24 senadores que se inscribieron para debatir, 20 hicieron uso de la tribuna para señalar, entre otros temas, que se prevé un recorte en la planta laboral, que se elimina la obligación de rendir cuentas al Congreso y se instaura el culto al mercado.

El senador del PRD, Luis Sánchez Jiménez, al iniciar la discusión en lo general del debate dijo que las leyes están orientadas a la corrupción e ineficiencia de las paraestatales, porque se les reduce el margen de maniobra financiera y presupuestal para fortalecer el control de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre ellas.

Señaló que la organización corporativa en la que convertirán a Pemex y CFE facilitará la participación del capital privado y la dirección central de ambas entidades serán aparatos burocráticos de opacidad en el manejo de los recursos que estarán al servicio del presidente en turno.

La senadora Dolores Padierna Luna, del PRD, señaló que la razón por la que México importa casi la mitad de gasolinas, es porque las refinerías operan únicamente al 60 por ciento de su capacidad, a pesar de que se producen 2.5 millones de barriles de petróleo al día y las refinerías requieren de 1.6 millones.

Por otra parte, destacó que mientras que en el año 2000 teníamos 64 plantas petroquímicas y una flota petrolera de 38 grandes embarcaciones, para 2012 la mayoría de éstas se desmantelaron, quedando sólo 15 de cada una, lo cual ha provocado el aumento en las importaciones.