“En esta reforma no hay vencedores ni vencidos”

El senador David Penchyna afirmó que esta reforma es la más trascendente de las ultimas décadas y con ella se fortalece el país.
David Penchyna Grub, senador del PRI.
David Penchyna Grub, senador del PRI. (Héctor Mora)

Pachuca

Al promulgar la reforma constitucional en materia energética, el Presidente Enrique Peña Nieto, hizo un reconocimiento al trabajo legislativo necesario para cristalizar la histórica modificación.

En el evento, el primer mandatario expresó la importancia que tendrá la Reforma Energética para el crecimiento económico, la generación de empleos, la competitividad y el desarrollo social del país.

Destacó que esta reforma es la más trascendente de las ultimas 5 décadas y que con ella se fortalece la soberanía nacional, además de garantizar la seguridad energética que requiere el país.  

En el acto solemne participó el Senador por Hidalgo, David Penchyna Grub, Presidente de la Comisión de Energía de la cámara alta. Al término del evento, expresó: “es un honor estar en Palacio Nacional con la certeza del deber cumplido. Un deber con México y con los ciudadanos. El Presidente Peña tuvo la entereza de impulsar un cambio de fondo al sector energético, y en el Congreso supimos estar a la altura de los desafíos que presenta el mercado global.

“En esta reforma no hay vencedores ni vencidos. El que gana es México. Por años creímos imposible una reforma que este día ha sido finalmente promulgada. Una reforma de la que todos podemos sentirnos orgullosos, y que habrá de reducir nuestra dependencia en las importaciones de combustibles, que fortalecerá a las empresas productivas del Estado, como Pemex y CFE, y que nos pone al día frente al mundo en toda la cadena de producción de hidrocarburos”, agregó Penchyna.

El Presidente Enrique Peña Nieto hizo especial énfasis en la labor de discusión, análisis, dictaminación y aprobación de la Reforma Energética en el Senado de la República, la Cámara de Diputados, y la ratificación lograda en las legislaturas de los estados a esta modificación constitucional.

Con la aprobación de la Reforma Energética y la inclusión de capital privado a las industrias petrolera y gasífera, así como al sector eléctrico, el senador priísta David Penchyna Grub afirmó que México vivirá una “revolución económica” en una década, al tiempo que descarta la entrega de la riqueza nacional de los hidrocarburos a manos extranjeras.

“La reforma energética va más allá de una refinería, aunque en el momento en que fue aprobada Hidalgo sale ganando con la posibilidad de que un proyecto como éste, que prácticamente por falta de inversión estaba cancelado, hoy revive con la opción de continuar con capital público y privado.

“En los países que se han hecho bien los cambios energéticos, que es a lo que aspiramos nosotros, los beneficios reales, tangibles y definitivos se dan en un lapso de diez años, pero desde el primero que se instaura el nuevo modelo se empiezan a percibir beneficios de manera gradual”.

Señaló que los retos del país a mediano plazo son bajar el costo de la luz y del gas, y que esa inversión se traduzca en la construcción de más ductos, almacenes, gasolineras. “Más refinerías, exploración y producción de la zona de hidrocarburos. Además, la apertura del sector eléctrico nos va a dar nuevas plantas de generación de electricidad que hoy producen con fósiles y con combustóleo que lanza emisiones de dióxido de carbono al medio ambiente, que, además del daño que producen, hacen que la luz sea muy cara”.

Sobre las posturas políticas que ha generado el tema, Penchyna especificó que la mayoría de votos legislativos son el reflejo de que es una situación que apoyan más personas y sectores que los que están en contra.

“Esta iniciativa fue aprobada por más de 90 votos en el Senado cuando sólo se requerían 86”.

:CLAVES

METAS DE LA REFORMA

La reforma promete bajar las tarifas eléctricas, bajar el precio del gas y bajar el precio de los alimentos y crear cerca de medio millón de empleos adicionales en este sexenio.

Aumentar la producción de petróleo de 2.5 millones de barriles diarios que se producen actualmente, a 3 millones de barriles en 2018 y a 3.5 millones en 2025.

Generar cerca de un punto porcentual más de crecimiento económico en 2018 y aproximadamente 2 puntos porcentuales más para 2025 como metas a largo plazo.