Esta es la reforma energética que necesita México: PRI

El legislador David Penchyna dijo que "le guste a quien le guste", los cambios secundarios que se han hecho en materia energética, "no nos ha dado los dividendos que los mexicanos estamos esperando".
Enrique Burgos
Enrique Burgos (Angélica Mercado )

Ciudad de México

La bancada del PRI en el Senado defendió la conversión de Pemex y la CFE en empresas productivas, al sostener los presidentes de las comisiones de Energía, David Penchyna, y de Puntos Constitucionales, Enrique Burgos, que con esta reforma energética se conserva la propiedad y rectoría del Estado mexicano sobre los hidrocarburos y éstos seguirán siendo de los mexicanos.

Al fijar la postura del PRI, Penchyna Grub aseveró que "le guste a quien le guste, le incomode a quien le incomode, las legislaciones secundarias que hemos hecho en materia de energía, no nos ha dado los dividendos que los mexicanos estamos esperando".

Por ello, este dictamen que recoge las propuesta de solo dos partidos (PRI-PAN) le apuesta a imaginar a Pemex como una empresa que pueda salir a competir al mundo como lo han hecho los países que han adoptado modelos basados en la competitividad y en el desarrollo; basados en la apertura, con reglas claras para generar un mejor mercado, más eficiente, más productivo y por lo tanto más competitivo.

"El día de hoy arranca una etapa a la que le precede un trabajo serio, profesional y consistente, con buscar y encontrar la reforma energética que este país necesita", planteó, al demandar un debate que responda al reclamo del electorado.

De acuerdo al priista, el Senado está frente a un momento histórico, para poder construir la reforma que México necesita.

"Hemos trabajado con seriedad y con profesionalismo, y hemos construido a partir de dos partidos políticos que presentaron una reforma de carácter constitucional en la materia, un proyecto de dictamen para que sea discutido, debatido y confrontado en sus ideas, conscientes de que lo que aquí se haga, tendrá la transcendencia más profunda para nuestro país", presumió.

Al abundar que esta reforma constitucional en materia de energía, contempla 20 puntos fundamentales que se desglosan de la propuesta de modificar los artículos 25, 27 y 28 constitucional.

"Sus premisas seguramente las discutimos de manera muy amplia, pero lo que es innegable, lo que es rotundamente contundente, es que lo que seguirá siendo de los mexicanos es la propiedad sobre sus recursos energéticos y la rectoría económica del Estado mexicano sobre los mismos, no sólo se mantiene, se refuerza y por lo tanto se apuesta a que se fortalezca".

Diría que eso nadie lo puede negar si se lee con cuidado el proyecto de dictamen presentado este sábado.

"Hoy le hemos apostado a que las empresas públicas del Estado mexicano estén dotados al alcance y a la altura y la circunstancia de su tiempo; hoy le hemos apostado a que la empresa pública productiva de México no sea solamente más eficiente y más eficaz en la enorme responsabilidad que le ha transferido el pueblo de México de cuidar lo que es suyo, que son los recursos petroleros y los recursos eléctricos de nuestra nación".

Hizo notar que este proyecto de dictamen contempla un elemento fundamental: fortalecer a la empresa pública productiva del Estado, con las herramientas que todo mundo reclama que Pemex hoy no cuente con ellas para poder competir a la altura de las circunstancias de nuestro tiempo.

Sostuvo que no se puede seguir dilapidando la renta petrolera en las generaciones actuales sin tener la responsabilidad de cuidar el patrimonio de futuras generaciones, con reformas legales que ya se hicieron antes y no funcionaron.

A su vez, el senador Burgos García destacó el trabajo hecho para este documento y explicó que para este se tomaron en cuenta las propuestas del PRI y PAN, "sin dejar de analizar la del PRD".

Refirió que entre las coincidencias que se encontraron en este análisis fueron los diagnóstico de las industrias petrolera y eléctrica nacionales, en donde, consideró, es necesaria una reforma constitucional.

En ese sentido, se plantea modificar los articulos 25, 27 y 28 constitucionales para abrir el sector a la participación privada, sin incluir "concesiones".

Señaló que con esta reforma se moderniza el sector lo que garantizará el desarrollo nacional en los próximos 100 años.