Para que reforma energética sea Constitucional, 16 congresos son suficientes

Pese a que el DF tiene su Asamblea Legislativa no tiene la facultad para ratificar las reformas constitucionales.
Cámara de Diputados sin sesión
Cámara de Diputados sin sesión (Héctor Téllez)

Ciudad de México

Como cualquier otra modificación al texto constitucional, la reforma energética requiere el voto de las dos terceras partes de los diputados y senadores en el Congreso de la Unión, así como el de la mayoría de los congresos de los estados, es decir, al menos 16 de 31.

El artículo 135 de la Ley Suprema establece textualmente que "la presente Constitución puede ser adicionada o reformada, y para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerde las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados".

Aunque la capital del país cuenta con su propia legislatura denominada Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ésta no tiene el carácter de congreso local, ni cuenta con la facultad para ratificar las reformas constitucionales.

Los diputados de esa instancia están reconocidos por el artículo 122 constitucional como "autoridad local" con atribuciones para legislar asuntos del ámbito capitalino.

En función de ello, la Cámara de Diputados turnó el pasado jueves a los 31 congresos locales el proyecto de decreto de la reforma energética, a la espera de que cada uno de esas legislaturas vote y le notifique la eventual aprobación de la minuta.

"El Congreso de la Unión o la Comisión Permanente, en su caso, harán el cómputo de los votos de las legislaturas y la declaración de haber sido aprobadas las adiciones o reformas", establece el 135 constitucional, lo cual se podría hacer, incluso, el próximo miércoles.