La reforma avanza en lo general en el Senado

El dictamen tuvo cambios de última hora y, al cierre de esta edición, continuaba la discusión en lo particular de la mayoría de los artículos.
Los coordinadores partidistas ayer en la sesión cameral.
Los coordinadores partidistas ayer en la sesión cameral. (Nelly Salas)

México

Con 80 votos a favor y 37 en contra —21 del PRD unificado— el Senado aprobó en lo general el dictamen de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, al dejar en manos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) la decisión de definir la figura de agente preponderante por sector.

El dictamen tuvo modificaciones de última hora y, al cierre de esta edición, seguía la discusión en lo particular de la mayor parte del articulado, con la intención de que se envíe de inmediato a Cámara de Diputados para que la Comisión Permanente convoque, el próximo lunes, al periodo extraordinario a fin de concluir la discusión y votación.

Durante más de nueve horas de debate, las bancadas confrontaron posiciones, aunque en paralelo las mesas directivas de las comisiones de Radio y Televisión, Comunicaciones y Estudios Legislativos pactaron nuevos cambios al dictamen aprobado en comisiones.

Votada la iniciativa, que unificó a los 21 perredistas presentes en contra, Miguel Barbosa reconoció el trabajo de las bancadas para modificar la reforma.

“Creemos que debemos ser una izquierda confiable, solamente así vamos a ser gobierno. Si no lo somos, nunca seremos gobierno”, destacó, mientras el tablero registraba un PRD unido en contra, junto con 12 votos panistas y 4 del PT.

Al igual que en reformas pasadas, se presentó al pleno un paquete de “dice que deben decir” o adenda, con 52 modificaciones a 29 artículos, entre otros, el 45 transitorio, que facilita el inicio de operaciones de las dos nuevas cadenas de televisión que podrán utilizar la infraestructura de Televisa.

Al abrir el debate, los presidentes de las comisiones dictaminadoras de Comunicaciones, Javier Lozano; de Estudios Legislativos, Graciela Ortiz, y de Radio y Televisión, Alejandra Barrales, expusieron el contenido de la reforma.

Lozano aseguró que los 360 cambios hechos enriquecieron la iniciativa presidencial y enlistó las bondades de la reforma, para concluir que “lo perfecto es enemigo de lo bueno, pero sí quiero dar la certeza de que en la letra y el espíritu está apegado a la Constitución”.

En revire, los perredistas Alejandro Encinas y Alejandra Barrales descalificaron el proyecto. La presidenta de la Comisión de Radio y Televisión alertó que el dictamen contiene figuras riesgosas; mientras, el ex jefe de gobierno criticó que el Senado luciera vacío y ni siquiera al personal de apoyo se le permitiera entrar al salón, que fue cerrado por personal de seguridad.

Recordó que abrir la competencia no garantiza por sí misma la eliminación de las prácticas monopólicas. “Estoy convencido de que estas leyes secundarias no garantizarán la democratización de los medios de comunicación ni fortalece a los medios públicos, sociales, comunitarios e indígenas ni hace del Ifetel un verdadero órgano con autonomía”.

El panista Javier Corral anunció que reservaría todo el articulado y reclamó que el Senado estuviera dispuesto a votar una reforma regresiva, apegada a un “capitalismo de compadres” para mantener el monopolio de Televisa en espera de recibir favores en las próximas elecciones.

Mientras, la estrategia del PRI-PVEM permitió que integrantes de la llamada “telebancada”, como Arely Gómez, Armando Melgar y Ninfa Salinas, decidieran no votar, luego de que la Mesa Directiva dio vista a la Contraloría Interna para investigar si hay conflicto de interés de esos legisladores en la discusión de esta reforma.

MONOPOLIOS, “NADA CONTENTOS CON LOS CAMBIOS”

Televisa, Televisión Azteca, Grupo Carso, América Móvil y Telmex están no muy contentos, por no decir nada, con esta iniciativa. Sin duda alguna se lastiman los monopolios, ninguno de ellos queda contento”, aseguró Emilio Gamboa, coordinador del PRI en el Senado.

En conferencia de prensa, confió que en poco tiempo se verán los beneficios, con mayor y mejor calidad en los servicios, así como mejores precios.

El legislador priista rechazó que haya habido forcejeos en la negociación entre los grupos parlamentarios; por el contrario, dijo, se buscaron los acuerdos.

La reforma en telecomunicaciones “tiene beneficios concretos para toda la ciudadanía. Es una ley valiente del Presidente que encontró eco en el PRI, PVEM, Nueva Alianza, en gran parte del PAN y en parte del PRD”, agregó.

Respecto a los 360 cambios que se hicieron al dictamen de la iniciativa presidencial, indicó que la esencia es la misma: beneficiar en los servicios de internet, telefonía, radio y televisión a la gran mayoría de los mexicanos. “Los cambios enriquecieron la iniciativa del presidente”, resaltó. (Notimex/México)