Con la reforma ya abrieron la puerta a las “grandes mordidas”: Cárdenas

Dice que si no se puede echar abajo la modificación con la consulta, queda la vía jurídica.
Acudió a un foro de organizaciones de la izquierda.
Acudió a un foro de organizaciones de la izquierda. (Nelly Salas)

México

La reforma energética aprobada por la Cámara de Diputados este jueves "solo abre la posibilidad" de grandes "mordidas" para gente allegada al gobierno federal, aseguró el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, quien calificó dicho proyecto de totalmente contrario al interés nacional.

Luego de asistir al Encuentro unitario de organizaciones frente a la reforma energética y la consulta popular, Cárdenas abundó que esta reforma está "enajenando" el subsuelo mexicano y está abriendo la posibilidad de que se pierda el mismo, así como a perder el control de los recursos naturales y en particular el petróleo.

"Es una reforma que solo abre la posibilidad de grandes negocios para gente allegada al gobierno, grandes comisiones, grandes mordidas y es el incentivo que han tenido quienes han instrumentado esta reforma", enfatizó el ex jefe de Gobierno.

Por ello, confió en que si en 1938 "se pudo echar abajo una situación tan consolidada como lo eran las compañías petroleras", en 2015, dijo, con la consulta popular planteada por las izquierdas se puede revertir esta reforma ya aprobada por el Congreso de la Unión.

"Si se pudo echar abajo una situación tan consolidada como lo eran las compañías petroleras trabajando en 1938, yo considero que es posible echar abajo estas... Lo que puede darse de aquí a 2015 con base en estas reformas anticonstitucionales, como se ha dicho, injustas, contrarias al interés nacional, popular y al espíritu mismo de la Constitución", subrayó.

Al asegurar que sintió "una gran irritación" al conocer el resultado de la votación en la Cámara de Diputados, Cárdenas "acompañó" el calificativo de traidores con que diputados de izquierda llamaban a quienes votaban a favor durante la sesión en dicho órgano legislativo para aprobar esta reforma en materia energética.

El ex candidato presidencial en tres ocasiones consideró que la consulta ciudadana propuesta por la izquierda durante las elecciones intermedias de 2015 debería realizarse antes, aunque reiteró su confianza en poder revertir la reforma energética a través de otros medios, como el rubro jurídico.

"A la consulta se les están poniendo muchas objeciones, las debe tener seguramente en la visión de muchos, la mía propia tiene objeciones, la consulta ojalá pudiera realizarse antes, ojalá se hubiera realizado antes, pero no están diciendo que cuando llegue 2015 ya habrá muchas decisiones tomadas, muchos contratos firmados...

"(Pero) si estamos decididos a trabajar por las vías que la propia Constitución nos marca, echar mano de todos los recursos, pues la consulta es uno de ellos que no descarta otros caminos, como las vías jurídicas, los que no hemos analizado suficientemente", aseveró durante su discurso.

El Frente para la reforma energética y la consulta popular, integrado hasta el momento por más de 45 organizaciones, acordó marchar el 31 de enero próximo, aunque sin puntualizar la ruta de dicha movilización.

En este sentido, Cárdenas llamó a dichas organizaciones a unirse en el tema de la reforma, ya que aunque, dijo, las demandas de cada una son válidas, son "menores" respecto a dicho proyecto en materia energética.

Marcha 31 de enero

El frente para la reforma energética y la consulta popular realizará una conferencia de prensa el próximo miércoles para dar a conocer con puntualidad las acciones que llevarán a cabo en el DF y en varias entidades.

El dirigente del Sindicato de Telefonistas, Francisco Hernández, llamó a asociaciones como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y del Sindicato Mexicano de Electricistas unirse a este movimiento.

En el encuentro de este viernes quedó concretada la marcha para el 31 de enero próximo, aunque todavía no se detalló ruta ni hora para manifestarse en contra de la reforma energética y a favor de la consulta popular.