En Colima, transcurre en calma el recuento de votos

El Instituto Electoral local se reservó la entrega de constancia de mayoría debido a la estrechísima ventaja del PRI sobre el PAN, que es de 0.16%, 487 votos.

Colima

En Colima se está llevando a cabo este sábado, y así se hará mañana también, un recuento voto por voto y casilla por casilla para determinar quién será el próximo gobernador de la entidad.

Ayer viernes el Consejo General del Instituto Electoral sesionó todo el día (desde las 10:40 y hasta las 19:20, casi nueve horas) para realizar el cómputo estatal de actas de la elección para la gubernatura, y al concluir confirmó que el candidato que más votos obtuvo fue el del PRI, Ignacio Peralta, quien superó al contendiente del PAN, Jorge Luis Preciado, por una estrechísima ventaja: 0.16%, 487 votos.

Sin embargo, el Instituto se reservó la entrega de la constancia de ganador al candidato priista debido a que, como la diferencia entre ambos contendientes fue menor al 1%, procede un recuento total de votos en todas las casillas del estado, cómputo que inició este sábado poco después de las 06:00 horas de la mañana en cada una de los consejos municipales del Instituto a lo largo de los diez municipios de la entidad.

Hasta este momento el recuento transcurre en calma, sin problemas mayores. Ni la casa de campaña del PRI ni la del PAN han reportado conflictos de consideración.

MILENIO presenció el voto por voto de cada casilla realizado en el Consejo Municipal del Instituto Electoral en Colima, y sí, literalmente escrutadores de la autoridad electoral, en presencia de representantes de los partidos, van contando uno a uno los sufragios, y sólo debaten cuando hay dudas sobre la validez de algún voto. Justamente ocurrió así cuando encontraron una boleta donde un elector cruzó un voto para el PAN pero también escribió un nombre en el recuadro panista. El PRI pidió que se anulara el sufragio, a pesar de que claramente era en favor del PAN. Poco antes había ocurrido algo similar, con un sufragio favorable al PRI. Eso provocó que las representantes de esos partidos y la del PT discutieran acaloradamente, pero nada más.

Y es que cada voto vale oro en el recuento: son menos de 500 los sufragios que separan a los contendientes. Por eso, a las afueras del Consejo Municipal un grupo de panistas se apostó bajo una carpa, para, según ellos, estar pendientes de que "no nos vayan a querer seguir robando en el voto por voto". A unos cuantos metros de distancia, efectivos de la policía estatal vigilan que todo esté en calma.

El recuento deberá concluir el lunes, para que el Consejo General sesione de nuevo y realice, una vez más, el cómputo final de los diez municipios.

Hay que recordar que cuando el PREP cerró su conteo, el lunes pasado, la distancia entre Peralta y Priego era de 0.35%, poco menos de mil votos. Posteriormente, al concluir el jueves el cómputo municipio por municipio, la diferencia entre el priista y el panista se estrechó a poco más de 800 votos, el .18%.

El viernes, el margen se volvió pírrico: al mediodía el Consejo General del Instituto decidió contar, una a una, las actas de todas las casillas de la capital, ya que detectó "inconsistencias" en varias de éstas, y la diferencia se redujo dos décimas más, a .16%, 487 votos.

Para ello, para realizar el recuento de la capital, se suspendió durante más de dos horas la sesión del organismo autónomo, y tanto sus funcionarios como representantes de todos los partidos se trasladaron a la sede municipal del Instituto, a fin de recoger las actas de 218 casillas que fueron computadas una a una en la sesión reanudada del Consejo General.

El PRI y sus aliados (el Partido Verde y Nueva Alianza) tuvieron un total de 119 mil 475 votos, 39.84%, mientras que el PAN consiguió 118 mil 988 sufragios, el 39.68%. El total de votos emitidos en el estado fue de 299 mil 869.

Una vez que se leyó el resultado final, el PAN solicitó el recuento de todos los paquetes electorales: Héctor Manuel Valdés Arcilla, representante panista ante el Consejo General, presentó un escrito en el que solicitó, "con fundamento en lo dispuesto en el artículo 8 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los artículos 249 y 255 Fracción XII del Código Electoral de Colima", el recuento total de la votación, debido al margen menor de uno por ciento entre el porcentaje existente el primer y segundo lugar.

La sesión del viernes transcurrió en calma, sin sobresaltos, aunque algunos representantes de los partidos no dejaron de externar ante los reporteros su molestia por lo ocurrido la víspera, cuando la Consejera Presidenta, Alejandra Valladares, declaró vencedor al candidato del PAN durante una entrevista radiofónica con el periodista Joaquín López- Dóriga transmitida en Radio Fórmula, y minutos más tarde, en una charla con MILENIO, reculó y dijo que no, que se había equivocado, ya que en realidad el ganador era el candidato priista.

Con este diario se justificó alegando que no le habían entregado los resultados de un municipio, Armería, y que por eso se había equivocado. Sin embargo, minutos más tarde, cuando rectificó, en Radio Fórmula, volvió a contradecirse, ya que dijo que los datos que le faltaban eran... de otro municipio, de Manzanillo. Por todo ello, el PRI ya solicitó su remoción.

En la sesión del viernes, la Consejera Presidenta no se disculpó ni aludió al asunto durante la sesión del Consejo General.

Por lo pronto, mañana domingo los panistas saldrán a las calles: Preciado convocó a una marcha "en defensa" de lo que considera su triunfo, aunque al cierre de la edición de este diario el PAN reflexionaba si debería suspenderla o no, ya que la manifestación podría provocar que sus representantes en el recuento voto por voto se ausentaran del cómputo.